Stannum – Estaño – Materia médica

§ I.—Historia. Nada nos han legado los antiguos sobre el uso terapéutico del estaño, y há ya un siglo que se le ha empleado casi únicamente como vermífugo. Alston ha sido el primero que le ha recomendado para la ténia; Sthal y F. Hoffman le han preconizado contra la tisis pulmonal, el cáncer, las úlceras sórdidas.

Lea también: Stannum metallicum en la extrema astenia

En varias farmacopeas se encuentran consignadas distintas preparaciones del estaño que figuran como remedios para estas enfermedades y la epilepsia, el histerismo, la leucorrea.

A Hahnemann debemos lo que se sabe de mas positivo de este medicamento; pues Mr. Trousseau hace de él un simple antihelmíntico.

El estaño metálico convenientemente dividido por trituraciones sucesivas con azúcar de leche, que favorece la division, es la preparacion mas conocida y la que ha servido para formales y concienzudas esperimentaciones.

Es indudable que existen otras preparaciones del estaño que tienen propiedades análogas y quizá mas importantes, pero son muy poco conocidas aun para que merezcan un lugar en esta obra.

Esceptuamos el bi-cloruro de estaño fumante recientemente esperimentado y que parece llamado á ocupar algun dia un distinguido lugar en la materia médica.

§ II.—Efectos fisiológicos.

La esfera de accion del estaño está claramente delineada:

1.º por los síntomas relativos al sistema nervioso de relacion por una parte, y al del nutritivo por otra;

2.º por la relacion ó dependencia en que están todos estos síntomas de una accion mas especial de este medicamento sobre los nervios de la vida orgánica y sus plexos mas aislados, como los de los órganos de la generacion entre otros.

Todos los efectos de esta sustancia espresan su influencia asténica en el organismo, por la mediacion del sistema nervioso ganglionar.

En este sistema, pues, es necesario buscar el punto de partida de las afecciones de los nervios de relacion y de la alteracion de la plasticidad.

Los dolores, los espasmos, las lesiones de la sensibilidad conducen á la parálisis; las congestiones é irritaciones á la pérdida de la contractilidad de la fibra, á las hipersecreciones y al estado colicuativo; y á su vez las alteraciones profundas de la inervacion y de la nutricion reaccionan sobre la circulacion cuyos síntomas corresponden á la fiebre héctica.

Hé aquí la síntesis de los estudios fisiológicos del estaño y la clave de sus indicaciones terapéuticas. Generalmente hemos determinado las relaciones de accion y de electividad de los medicamentos, por caractéres generales, con el objeto de que el lector pueda investigarlas por sí mismo.

Respecto al estaño, no es difícil apreciar que es análogo al oro por su accion asténica sobre la fibra y su estado crónico; por las hipersecreciones, al sulfuro de cal, la pulsatila; por sus flujos colicuativos, al arsénico…..

Este exámen de las relaciones ó analogías de los medicamentos es uno de los ejercicios mas instructivos cuando se hace teniendo á la vista toda la patogenesia y especializando los síntomas diferenciales; es un escelente método para estudiar á fondo la materia médica, es decir, el orígen de nuestras indicaciones, el fundamento del arte de curar, y el punto mas árido, el mas difícil y descuidado hasta hoy, la parte, preciso es decirlo, mas abandonada á los caprichos de la imaginacion y de los sistemas.

Las neuralgias propias del estaño son frecuentemente precedidas de una especie de sobreescitacion del órgano; se agravan insensiblemente y disminuyen del mismo modo; consisten en presiones, tiranteces, ardores quemantes; el movimiento las agrava y aumenta la debili380dad como si se acabasen las fuerzas; los síntomas febriles y las secreciones exageradas se alivian y disminuyen, al contrario, por la escitacion del movimiento.

Los espasmos se presentan por accesos, y consisten, ya en dolores de calambre con saltos musculares é inquietudes en todo el cuerpo, ya en convulsiones que se generalizan y simulan la epilepsia con una aura interna, generalmente en el abdómen ó en las partes genitales.

Los dolores y los espasmos no parten jamás de los centros, sino de la periferia. Esta marcha de la circunferencia á los centros es propia del estaño para todos los fenómenos nerviosos y sanguíneos, porque la irritacion de las mucosas nace del mal estado de los tejidos y de las alteraciones locales de la nutricion y de la inervacion, y cuya marcha se verifica de los órganos esternos á los internos.

Del mismo modo las afecciones paralíticas tienen su orígen en las últimas ramificaciones de los nervios, en las estremidades de las pulpas nerviosas.

Los síntomas febriles, en fin, parten de las estremidades de los vasos capilares esparcidos en los tejidos profundamente afectados; la fiebre héctica toma su orígen en la alteracion de la trama orgánica y en las pérdidas de la economía procedentes de las flegmorragias, de los sudores, diarreas colicuativas.

Lea también: Stannum metallicum en la extrema astenia

A los síntomas de exaltacion nerviosa acompañan los de escitacion sanguínea, que dependen como aquellos, del eretismo que se desarrolla en la economía por el movimiento de descomposicion mucosa y purulenta que se verifica en la inmensa superficie de las mucosas.

Los sistemas nervioso y sanguíneo, escitados por este trabajo, solo toman parte para acelerar la terminacion fatal: circulando la sangre con mas viveza, aumenta las pérdidas en los órganos afectados, el pulmon, los intestinos, la vagina; y las escitaciones venéreas producen necesidades cuyo cumplimiento concluye de aniquilar las pocas fuerzas que restan.

Es probable que la exaltacion del apetito venéreo sea algunas veces causado por un aumento de secrecion ó tambien por una espermatorrea.

El estado moral y físico está en armonía con lo que acabamos de indicar, como se ve por lo siguiente: angustia y melancolía que disponen al llanto, taciturnidad, desaliento, hipocondría, mal humor, acceso de cólera.

Abatimiento físico y moral, temblor, ansiedades musculares, pesadez, fatiga estremada aun con solo hablar, marasmo escesivo, ardor quemante en las manos y los piés, y en sus palmas y plantas, con hinchazon frecuente, horripilaciones y calofríos que recorren el cuerpo; calor ardiente insoportable; pulso pequeño y acelerado, sudores matinales, nocturnos en estremo debilitantes, deposiciones con tenesmo, y este suele á veces impedir aquellas, diarrea mucosa; leucorrea abundante con diminucion de fuerzas; espectoracion mucosa, verdosa, purulenta, muy abundante.

§ III.—Efectos terapéuticos.

Las indicaciones terapéuticas del estaño completarán el conocimiento del conjunto de sus efectos. Se ha usado muy poco este medicamento en las neuralgias, si se esceptúan los dolores con traccion, que aumentan y disminuyen lentamente.

El estaño cuenta entre sus efectos, dolores que mas bien se refieren á afecciones paralíticas y á contracciones de los músculos ó de los tendones. Ha sido muy útil en diversas afecciones espasmódicas y paralíticas:

1.º la histeria con leucorrea continua y debilitante, presion uterina como una contraccion, tension dolorosa en el ombligo, espasmos abdominales, alivio por la presion, sensacion de tumefaccion en la garganta, salivacion, dificultad para hablar;

2.º las convulsiones eclámpsicas que se reproducen con frecuencia, la epilepsia, especialmente en personas aniquiladas por pérdidas leucorréicas ó diarréicas, y en los niños en la época de la denticion, cuando la salida de cada diente desarrolla accesos espasmódicos y que la nutricion se disminuye.

Sin embargo, los médicos alemanes que mas han usado el estaño, no le creen bastante análogo á la constitucion del niño, lo cual es exacto hasta cierto punto, pues supone la perfeccion ó la evolucion completa del sistema nervioso, casi como en el arsénico y en oposicion al carbonato de cal;

3.º el asma húmedo con bronquitis flegmorrágica;

4.º la hipocondría con espasmos, saltos musculares, alivio por la marcha, desaliento y sudores nocturnos;

5.º ciertas hemiplegias y parálisis con flujos colicuativos, como por ejemplo sudores nocturnos rebeldes y angustiosos.

El estaño domina la terapéutica de las afecciones de las membranas mucosas, cuando hay estancacion, plenitud, debilidad nerviosa, aumento de las secreciones mucosa y purulenta en los puntos que han padecido irritaciones frecuentes; tal es el catarro flegmorrágico y la tisis mucosa y laríngea, el catarro crónico de la vejiga con aumento de moco ó de pus, pero no de sustancias viscosas.

Estas afecciones se refieren principalmente á los viejos. El estaño, por último, es el medicamento importante en todas las edades, positis ponendis.

El azufre, el sílice, la pulsatila, el carbonato de cal, el subcarbonato de potasa, son sus análogos, segun la edad de la persona y la cronicidad de la enfermedad.

El yodo y el mercurio son mas adecuados para el tratamiento de la leucorrea propia de estaño; el sulfuro de cal, el yodo, el fósforo, el sílice son los mas análogos en la laringitis purulenta.

De los buenos resultados obtenidos con el estaño en ciertos casos, se deduce que las superficies mucosas poco estensas, tales como la de la nariz, la del ojo, la del oido, son el sitio, mas bien que de secreciones moco-purulentas, de un engrosamiento con sequedad y aun ulceraciones: de estas observaciones resulta que se le puede administrar en la ozena con romadizo y sequedad, en la disecea con tintineo y obstruccion, en oftalmías secas con prurito y escozor quemante, dolor tractivo, estremecimientos de los párpados y convulsiones del ojo.

Ninguna de estas afecciones carece de un estado de caquexia con debilitacion por secreciones escesivas anteriores, las cuales producen el estado de sequedad y de eretismo de estas partes, así como las que se efectúan por superficies estensas, ó por la existencia simultánea de sudores colicuativos, producen el estado de sequedad y de eretismo de estas partes.

El estaño es tanto mas útil en los sudores de los tísicos, cuanto mas indicado está en la fiebre héctica y en las pérdidas que se verifican por el pulmon y la mucosa bronquial.

Las diarreas crónicas con marasmo y con atonía del intestino que se distiende por los gases son tambien del dominio del estaño, así como la gastralgia atónica con calambres, vomituriciones pituitosas ó de alimentos, grande lentitud de las digestiones, indigestiones frecuentes con gusto á huevos podridos, aliento fétido.

Se curan, en fin, con el estaño las afecciones verminosas con palidez, caquexia, abundancia de viscosidades ó diarrea, lombrices, ascárides, y aun la ténia, afecciones todas que se modifican muy bien con este medicamento, en atencion á la modificacion que el mismo induce en el estado caquéctico y en la afeccion de las membranas mucosas y de la inervacion, y porque disipa la gastro-atonía y los fenómenos nerviosos y convulsivos que dependen del mal estado de las mucosas y de la presencia de las lombrices y aun de la ténia en las vías digestivas.

Dósis.—Pueden tener aplicacion todas las dósis desde algunos centígramos de la primera trituracion hasta unas gotas de la décimaoctava dilucion.

Serán preferibles las trituraciones, á la dósis de 2 á 3 decígramos, en los casos de caquexia ó de una afeccion rebelde con poca irritabilidad.

Estas mismas dósis son tambien las mas convenientes en afecciones de las membranas mucosas y en la helmintíasis, pudiendo repetirlas cada veinticuatro horas. En la mayoría de los demás casos se recurrirá á atenuaciones mas elevadas.

Visite nuestra sección “Materia medica de la homeopatía” – El rincón para los profesionales de la homeopatía.
Fuente: Tratado metódico y practico de materia médica y de terapéutica. Fundado en la ley de los semejantes. Por a. Espanet. Traducido al español por d. Pio hernandez y espeso. Médico homeópata. The Project Gutenberg.

Deja un comentario!

Be the First to Comment!

Notify of