Sambucus Nigra – Saúco – Materia médica

§ I.—Historia. El saúco es de la familia de las madreselvas, Juss.—De la pentandria triginia de Linn.—Para la preparacion de esta planta sometida á la esperimentacion se usa toda ella: las flores, las hojas y la segunda corteza: con estas se hace la tintura, que es de la que tratamos.

Se ha empleado el saúco desde los tiempos mas remotos y Hahnemann ha aprovechado en sus estudios todas las observaciones anteriores, citando al efecto veintidos autores en el cuadro sintomático de este medicamento.

§ II.—Efectos fisiológicos.

Aunque la esfera de accion de este medicamento es muy limitada, las esperimentaciones le han caracterizado exactamente y han confirmado algunas de las propiedades admitidas en la antigüedad.

Indicarémos primeramente que en todos tiempos se han administrado las flores en afecciones catarrales que presentan casi los mismos síntomas generales que ipecacuana, y que la corteza tambien se ha usado en algunas afecciones hidrópicas análogas á las de este medicamento.

Se citan envenenamientos por el saúco, como se ve por los síntomas siguientes: vómitos, evacuaciones serosas, debilidad estremada, sudores copiosos, palidez y alteracion de los rasgos de la cara, estado comatoso, marasmo considerable.

Pero los síntomas especiales desarrollados por la influencia de dósis insuficientes para producir efectos graves, nos dan mejor la medida de su accion y el carácter de su electividad.

Espresan un ataque particular del sistema nervioso que se revela hasta en los fenómenos febriles: la horripilacion violenta está acompañada de frio glacial en las estremidades y seguida de un calor insoportable y de sudores escesivos, siempre sin sed, y con temor de descubrirse.

Hay delirio accidental, ó en ciertos momentos, escitacion sanguínea, sensacion de temblor, tendencia al sueño sin poder dormir, angustia, ensueños frecuentes, temblor y opresion, disnea considerable; la pupila, que primero está contraida, se dilata prontamente.

Se observan síntomas congestivos en la cabeza, en la nariz, en la cara, en el pecho, en el útero, pero con un carácter nervioso asténico propio á la accion del saúco hasta en el estado febril.

Las secreciones participan de esta nerviosidad; la sequedad de la piel y de las mucosas así como su irritacion cesan prontamente, y son reemplazadas por sudores abundantes, orinas, mucosidades.

Las menstruaciones son exageradas; los dolores del interior de la cabeza, que consisten en tension y sacudidas en el cerebro, presion de dentro á fuera, dislaceraciones en la frente y sienes, presion, entorpecimiento, hormigueo, dolores calambróides y prurito afectan con preferencia los órganos de los sentidos y las vísceras; los dolores lancinantes y dislacerantes se presentan del mismo modo en las partes musculares que en las articulaciones.

Hay pesadez paralítica y temblor, agravacion durante el reposo y mejoría por el movimiento, escepto en el vértigo congestivo que se aumenta con el movimiento de la cabeza.

El carácter de astenia que se descubre en la generalidad de los síntomas, domina en los siguientes: cara pálida y térrea, hinchazon hidrópica, edema de los piés, enflaquecimiento escesivo, pulso lento y pequeño; en los que á continuacion indicamos, espresan el eretismo ó la irritacion nerviosa y sanguínea; rubicundez circunscripta de las mejillas, tos profunda y como hueca con agitacion y sed, y accesos de tos sofocante con gritos.

§ III.—Efectos terapéuticos.

Los efectos curativos del saúco son notables: 1.º en la coqueluche con ronquera por acumulacion de mucosidades en la faringe, tos sofocante con gritos, respiracion sibilante, cara hinchada en el intérvalo de los accesos de tos durante los cuales se pone azulada, sudores escesivos con el calor de la cuna;

2.º En la bronquitis con respiracion angustiosa, temblorosa y espectoracion abundante;

3.º En el asma de Millar y espasmo de la glotis, en los niños y en el catarro sofocante propio de su edad;

4.º En el sudor inglés, aun con miliar y en los sudores escesivos, espontáneos y debilitantes, con hormigueo, picotazos en la piel y escitacion de la sangre.

En esta afeccion se observa tambien una sensacion interior de temblor, ó tendencia al sueño y somnolencia, sin que se pueda dormir por impedirlo la ansiedad que obliga á estarse moviendo, ó por una sensacion de calor fatigoso y ensueños angustiosos que se presentan en el momento de dormirse.

El decaimiento rápido de las fuerzas exige arsénico; el mercurio está tambien muy indicado, y los dos medicamentos son los que deben inspirar mas confianza en los casos graves.

Carecemos de datos suficientes para afirmar lo mas mínimo respecto á la indicacion del saúco en las intermitentes, en las hidropesías, en el coriza de los recien nacidos y la tisis.

Debemos ser tanto mas reservados, cuanto que el carácter nervioso de su accion, la vivacidad de sus síntomas de reaccion y la falta ó la debilidad de la potencia reaccionadora del sistema nervioso que está bajo su influencia, se adaptan al parecer á las enfermedades de los niños y de las personas delicadas, de un temperamento linfático-nervioso ó sanguíneo nervioso análogo á la constitucion de la juventud.

Dósis.—Las de este medicamento son las mismas que las propuestas para acónito, manzanilla, cólchico.

Visite nuestra sección “Materia medica de la homeopatía” – El rincón para los profesionales de la homeopatía.
Fuente: Tratado metódico y practico de materia médica y de terapéutica. Fundado en la ley de los semejantes. Por a. Espanet. Traducido al español por d. Pio hernandez y espeso. Médico homeópata. The Project Gutenberg.

Deja un comentario!

Be the First to Comment!

Notify of