Rhabarbarum – Ruibarbo – Materia médica

§ I.—Historia. El ruibarbo que se usa en homeopatía es el de la China y de la India, y se emplea la raiz. Esta planta es de la familia de las poligóneas de Juss.—De la eneandria triginia de Linn.—

Los antiguos apenas le han usado mas que como un purgante ó laxante. Está considerado como un evacuante de la bilis.

Los trabajos mismos de los que han querido consignar la utilidad de los purgantes, prueban su funesta influencia sobre el hígado y los órganos digestivos; las fluxiones repetidas sobre estos órganos por la accion del purgante, aumentan la cantidad y escitan la vitalidad, produciendo al fin la atonía que da lugar á los infartos abdominales y hepáticos, las dispepsias, los éstasis venosos del sistema de la vena porta.

Una práctica médica basada en el conocimiento de los efectos especiales de los medicamentos, debe prescindir casi completamente de los purgantes y otros evacuantes, puesto que llena las indicaciones terapéuticas de una manera mas directa, á fin de volver la sensibilidad, la contractilidad y las secreciones á su armonía fisiológica, á su tipo normal.

Escrita la presente obra bajo estas bases, no podemos ocuparnos de los evacuantes en particular, y al hablar del ruibarbo, debemos prescindir de sus efectos perturbadores y eliminadores, é investigar los especiales, que son mucho mas médicos, mas útiles, mas importantes.

La indicacion de evacuar, mas rara en verdad de lo que se cree, y que la farmacodinamia reducirá á sus justos límites, se llenará siempre bastante cómodamente con purgantes y eméticos demasiado conocidos para que nos detengamos en su estudio.

No aceptamos las esplicaciones contradictorias y antifisiológicas de muchos autores para clasificarlas de una manera cualquiera, ni queremos juzgar de los efectos por las esperiencias hechas con las enormes dósis, como Giacomini lo ha realizado con el ruibarbo; pues limita sus efectos á una sedacion general y á la hipostenia del tubo digestivo, si bien debemos manifestar que le ha faltado muy poco para llegar á establecer mas especialmente su esfera de accion por los efectos fisiológicos.

§ II.—Efectos fisiológicos.

El ruibarbo posee una accion inmediata sobre el sistema sanguíneo por influencia quizá de los nervios de la vida orgánica.

Esta accion es sedativa, pues disminuye el número de pulsaciones y afloja el curso de la sangre; produce tambien primeramente la debilidad é hipostenia del aparato gastro-intestinal, y como consecuencia rigorosa, vienen despues la alteracion de las facultades digestivas, el aniquilamiento de la quilificacion, la afeccion del sistema venoso, de la hematosis y de la nutricion.

Esta hipostenia y esta caquexia final se distinguen de otras por fenómenos propios del ruibarbo.

Se observan síntomas de eretismo y de otra especie, ya en la piel, ya en otros aparatos orgánicos, con cuya enumeracion se abraza todas las fases de la accion de este medicamento.

Para las funciones digestivas: gusto insípido, agrio algunas veces, repugnancia á los alimentos, ó bien pérdida del gusto, inapetencia; náuseas con cólicos, plenitud del estómago, retortijones de vientre que obligan á encogerse, desarrollo de gases, timpanitis, diarrea grisácea ú oscura mezclada con mucosidades, algunas veces abundante con vómitos y grande debilidad, deposiciones con calofríos; aumento de la secrecion urinaria, miccion frecuente y fácil, como por debilidad de la vejiga; adormecimiento de los miembros sobre los que se está echado, laxitud y pesadez del cuerpo, ojos como debilitados y abatidos; audicion embotada; grande laxitud y debilidad muscular, somnolencia.

Respecto á los fenómenos generales: horripilacion sin frio esterior, calofríos y calor alternantes con ansiedad y repugnancia para todo, calor en las estremidades y cara fresca, sudor al menor movimiento, sudor fresco en la cara, y aun frio algunas veces en las palmas de las manos, deposiciones diarréicas de olor agrio, endolorimiento de las articulaciones, sensacion de flojedad y de insensibilidad en la lengua, palpitaciones, estremecimientos en todos los músculos, rigideces de los miembros, hinchazon de las venas y calor en las manos, latidos en la cabeza, en los ojos, en los oidos, en el estómago, dolores pulsativos, atontamiento estupefaciente de la cabeza.

El estado de eretismo asténico se espresa por los síntomas siguientes: sueño agitado, ensueños angustiosos, incomodidades en la cabeza despues del sueño, calor en la palma de las manos, escozor en los ojos, lagrimeo, pupilas contraidas, odontalgia con prurito, calor en la nariz, dolores con sensacion de frio en los dientes, contraccion de la faringe, del estómago, del vientre; diarrea con tenesmo, conato urgente de deponer sin resultado, orina encendida, sensacion de ardor en la uretra al orinar, diversos dolores presivos y lancinantes.

Los fenómenos morales armonizan con esta accion hipostenizante, como se ve por la indiferencia, pereza, divagacion, adormecimiento de los sentidos; el humor apesadumbrado y los deseos impetuosos son tambien síntomas morales que representan como los anteriores el eretismo.

Recogidos estos síntomas de las observaciones antiguas y modernas, y observados igualmente por la esperimentacion, no pueden ponerse en duda.

Se podrá sí completarlos con ensayos mas numerosos, pero no perderán su importancia, porque han sufrido ya la confirmacion de la clínica.

Réstanos tan solo presentar el último carácter de la accion del ruibarbo, carácter que consiste en su influencia sobre el sistema arterial y cérebro-espinal, y que no desarrolla síntoma alguno inflamatorio, ni nervioso esencial.

De este último carácter, de esta influencia del ruibarbo surge la notable indicacion de este medicamento en una multitud de casos en los que padece el sistema gástrico sin despertar simpatías activas en otros aparatos, sino tan solo pasivas, y con mucha lentitud, por la lesion profunda de la nutricion.

Cuando el organismo no repara sus pérdidas por la insuficiencia de materiales nutritivos, se forman estancaciones venosas y linfáticas, focos de los fenómenos eréticos que ya hemos indicado y que proceden de la neuro-astenia.

§ III.—Efectos terapéuticos.

Hemos indicado, y repetimos, que la clínica ha sancionado estos datos demostrando la eficacia tantas veces admirable del ruibarbo:

1.º en las caquexias con obstrucciones abdominales y alteracion de la quilificacion, especialmente en las mujeres y los niños, se observa generalmente vértigos ó dolor presivo en el vértice de la cabeza, ciertos dolores tirantes, calambroídeos, con sensacion de frio, latidos en las cavidades viscerales, ó alrededor de las articulaciones, estremecimiento de los párpados, de los labios y de varios músculos;

2.º En la diarrea crónica de los niños y aun de personas adultas, con marasmo, piel arrugada, amarillenta ó térrea y seca, sudor por la noche ó por el menor movimiento, dolores cólicos que impiden estar en pié; en las diarreas espumosas ó de olor agrio con agitacion y debilidad estremada, pulso rápido y pequeño:

3.º Anemia por nutricion insuficiente en los niños aun en los que están mamando, ó en personas que usan legumbres farináceas y alimentos no fermentados.

El ruibarbo, en fin, por su accion electiva sobre el aparato gástrico, es análogo de la cina, en cuanto á la accion crónica y diatésica del primero; pero la última es mas eficaz en las caquexias de los niños y de las personas linfáticas cuando proceden de las alteraciones de las funciones digestivas, y presentan palidez, hinchazon de la cara, grande agitacion algunas veces, dentera, contracciones musculares en los miembros.

En atencion á lo espuesto, choca en verdad el poco uso que muchos médicos hacen del ruibarbo, si se esceptúan los casos en los que se le administra como laxante y como tónico, pues parecia natural, que un medicamento que posee propiedades tan marcadas y una esfera de accion tan clara, tuviera el derecho de llamar la atencion del práctico.

Dósis.—Ya se use la tintura ó las trituraciones, es decir, las tres primeras atenuaciones por trituracion, jamás se pasa de 2 á 3 gotas de la primera, ó de 2 á 3 decígramos de las segundas, si la indicacion está basada en las relaciones de analogía con la enfermedad.

Es aun preferible limitarse por regla general, á emplear algunos glóbulos de la tercera atenuacion disueltos en agua pura para tomar á cucharadas con algunas horas de intérvalo.

Visite nuestra sección “Materia medica de la homeopatía” – El rincón para los profesionales de la homeopatía.
Fuente: Tratado metódico y practico de materia médica y de terapéutica. Fundado en la ley de los semejantes. Por a. Espanet. Traducido al español por d. Pio hernandez y espeso. Médico homeópata. The Project Gutenberg.

Deja un comentario!

Be the First to Comment!

Notify of
wpDiscuz