Moschus – Almizcle – Materia médica

§ I.—Historia. Esta sustancia, escesivamente olorosa, procede de un animal del género de los cabritos. Se usa el almizcle de Tonquin ó de Oriente, y cuya historia data del siglo XVI.

Se le empleó primeramente en el histerismo y otras afecciones nerviosas. Posteriormente se le ha usado en el tifus y fiebres nerviosas graves, en la fiebre catarral epidémica, y últimamente en el delirio atáxico de la neumonía, como lo ha espresado muy bien M. Trousseau en su Tratado de Terapéutica.

La importancia del almizcle no está aceptada por todos los terapéuticos; pues mientras unos le han relegado al olvido, otros se limitan á usarle en afecciones nerviosas asténicas y atáxicas. Debemos, pues, emitir nuestra opinion, é ilustrar la práctica, inquiriendo primero sus efectos fisiológicos y presentando despues los hechos publicados hasta el dia.

§ II.—Efectos fisiológicos y terapéuticos.

Entre todos los síntomas atribuidos legítimamente al almizcle, solo hallamos ciertos dolores de carácter calambróide, tractivo, y que se fijan en el sistema muscular voluntario. Se observan sensaciones de tension y de presion en la cabeza, vientre y pecho, sensaciones que especialmente en la primera adquieren una agudeza tal, que parece como si se introdujese un clavo.

Dominan mas los temblores, los espasmos, las convulsiones, los síntomas tetánicos, la histeria y el asma, y otras afecciones nerviosas: hay abatimiento, debilidad, desfallecimiento, sensacion de frio, horripilacion frecuente que desde la cabeza se estiende á todo el cuerpo, acceso de calor quemante, vértigos y oscilacion delante de los ojos y que llegan hasta el desvanecimiento, cierto estado como de embriaguez, oscurecimiento repentino de la vista, ojos fijos y centelleantes, ruido en los oidos y disecea, calor de la cara ó de una mejilla sin rubicundez, y encendimiento de la otra sin calor, acceso de náuseas, vómitos violentos, acceso de contraccion dolorosa hácia el ombligo con suspension de la respiracion, sensacion de tension del vientre con una ansiedad que obliga á cambiar de sitio sin cesar, compresion de los gases, diarrea, estreñimiento, conato apremiante é inútil á deponer, exaltacion del apetito venéreo, impotencia, vómito despues del cóito, reglas anticipadas y escesivas, sensacion como si todo afluyese á las partes genitales, constriccion de la laringe, respiracion difícil, constriccion espasmódica y sofocante en el pecho, palpitaciones angustiosas del corazon, ardor con sensacion de frio en los dedos de las manos, movimientos convulsivos de estas, inquietud y debilidad paralítica de las piernas.

La esfera nutritiva parece que no está alterada; pues si hay algunos eructos, y alteraciones momentáneas de las secreciones y prurito, solo son efectos de una escitacion sanguínea y nerviosa efémera.

Los efectos del almizcle prueban su accion esclusivamente electiva sobre el sistema nervioso cérebro-espinal, y le constituyen en un medicamento especial para un histerismo en el que los dolores son confusos é indescriptibles, con clavo histérico: esta afeccion tiene además por caractéres sensaciones de constriccion en el pecho, en el epigastrio y en el vientre; grande variedad de los espasmos, de la congestion y del flujo, una irregularidad muy pronunciada en los fenómenos de la calorificacion, interrumpidos por momentos de calma.

No nos corresponde esponer teorías sobre el histerismo, despues de las presentadas por hábiles fisiólogos; nos limitamos á la parte práctica de la terapéutica, para determinar hasta donde sea dable las indicaciones del almizcle, uno de los medios antihistéricos mas poderosos en toda clase de neuropatías y todos los cambios de dolores en las mujeres nerviosas. No es menos eficaz en algunas variedades de afecciones nerviosas asmáticas, en el asma de Millar, en el espasmo de la glotis, en el hipo espasmódico con sensacion de constriccion.

Pero cuando una neumonía, una fiebre catarral grave, una nerviosa tifoídea, el tifus, han llegado á ese período asténico en el que la postracion se combina con fenómenos de escitacion, y en el que el subdelirium se manifiesta y progresa en medio de los síntomas nerviosos que atestiguan la ataxia sobre un fondo de adinamia, el almizcle está entonces llamado á regularizar la marcha de la fiebre, á sofocar síntomas peligrosos, á establecer el predominio del sistema sanguíneo necesario para la crísis de la enfermedad.

No seria infundado, en fin, usar este medicamento en algunas convulsiones de los niños sumidos en una debilidad nerviosa por el progreso de una fiebre, ó por la persistencia de los espasmos, en ciertas afecciones tetánicas, en diversos estados nerviosos de personas aniquiladas por largos padecimientos y profundamente hipocondríacos, y en la impotencia de las personas muy nerviosas, cuya actividad moral y debilidad orgánica están en completa desarmonía, y el deseo venéreo tan pronunciado que la misma escitacion que desarrolla en los órganos paraliza su accion.

Dósis.—Rara vez convendrá administrar mas de 2 á 3 gotas de la tintura en agua; lo mas general es servirse de 2 á 3 de la primera ó segunda atenuacion, siendo tambien pocos los casos en que convenga recurrir á atenuaciones mas altas.

Visite nuestra sección “Materia medica de la homeopatía” – El rincón para los profesionales de la homeopatía.
Fuente: Tratado metódico y practico de materia médica y de terapéutica. Fundado en la ley de los semejantes. Por a. Espanet. Traducido al español por d. Pio hernandez y espeso. Médico homeópata. The Project Gutenberg.

Deja un comentario!

Be the First to Comment!

Notify of
wpDiscuz