Guaiacum – Guayaco – Materia médica

§ I.—Historia. Es la resina estraida del guayaco, planta de la familia de las rutáceas, Juss.—De la decandria monoginia, de Linn.—El guayaco debe ocupar un lugar en la materia médica, si se atiende á lo que de él han escrito los médicos antiguos y al frecuente uso que se ha hecho hasta últimos del siglo pasado.

En el dia, parece estar limitado á algunos casos de gota. Muchos autores se han ocupado de este medicamento, entre los que se cuentan, Ulric de Hutten, Montagnana, Jacques Béthencourt, Teuthorn, Hahnemann, etc. Los primeros le emplearon en la sífilis y la lepra que en el siglo XVI se confundian con frecuencia.

Las curaciones de estas enfermedades obtenidas por este medio en aquella época en que tan terribles y graves eran, no podian menos de animar al estudio de los efectos y propiedades del guayaco.

No pudiendo negar Giacomini los casos de curacion obtenidos en la India, de un mal que solo podia ser la lepra ó una viruela degenerada, trata de atenuar la significacion de estos hechos, pretendiendo, que estas afecciones son menos graves en este país, lo cual es inexacto, y manifestando que el guayaco es allí mas activo por ser indígeno y por emplearse en las mejores condiciones, lo cual es muy posible.

En Europa, se ha utilizado el guayaco en estas afecciones y en el reumatismo agudo y crónico, el coriza y catarro tambien crónicos, la gota aguda y crónica, la diarrea y otros flujos mucosos, en la escrófula, la amenorrea, la fiebre héctica, la amaurosis, la sordera, la cáries, y en las erupciones crónicas como los dartros.

§ II.—Efectos fisiológicos y terapéuticos.

Las observaciones antiguas atribuyen al guayaco los efectos fisiológicos siguientes: neuralgias, várices, contracturas y acortamiento de las partes musculosas y tendinosas, tumefacciones subcutáneas y articulares, aumento de la cantidad de orina, sudores abundantes.

Los síntomas observados por Hahnemann y otros esperimentadores armonizan con los anteriores y confirman el dato práctico de los antiguos que consideraban al guayaco como mas eficaz, y solamente curativo, en personas de una constitucion débil y en las que la enfermedad es crónica ó tiende á serlo.

Los fenómenos diatésicos del guayaco se elevan hasta la fiebre lenta, con exacerbacion por la mañana y por la tarde, con debilidad, hinchazon con palidez de la cara, consuncion. Pero precisamente estos fenómenos y la altura á que llegan, prueban que la accion del guayaco es primeramente escitante.

Esto mismo se ve confirmado por las observaciones de Barthez que le ha visto producir cefalalgias y hemorragias pronunciadas, y lo que demuestran los ensayos sobre el hombre sano; como lo indican los siguientes síntomas: pulso acelerado, fiebre ardiente precedida de bostezos, necesidad de estirarse, calofrío y horripilaciones: esta fiebre es seguida de sudores abundantes, sobre todo en la cabeza y por la mañana, de quebrantamiento y debilidad de los miembros con pereza y horror al movimiento, sed y conato inútil de orinar, estreñimiento y tos seca.

Hé aquí el cuadro de los restantes síntomas fisiológicos del guayaco: dolores articulares; dislacerantes y lancinantes en los miembros; contracciones de las partes afectadas; agravacion de los dolores al menor movimiento; punzadas en el pecho; dolores presivos en las íngles; lancinaciones en la uretra; rigidez en la nuca y en un lado del dorso; constricciones entre los omóplatos, en el estómago, en el pecho; punzadas en los brazos y antebrazos; dolores nocturnos profundos en los muslos, seguidos de tension paralítica y debilidad al cambiar de posicion; lancinaciones violentas en el cerebro; pulsaciones en las sienes; dolores dislacerantes en un solo lado de la cabeza, en los oidos; punzadas en las mejillas y en los dientes; dolor presivo al comprimirse las dos mandíbulas; dolor quemante en la garganta.

Gusto soso, falta de apetito, eructos y náuseas como si la garganta estuviese llena de flemas, repugnancia de la leche, borborigmos; emision frecuente y repetida de orinas, leucorreas; abundantes mucosidades nasales y faríngeas, espectoracion purulenta, sudores igualmente abundantes; hinchazon de los párpados, pupilas dilatadas; debilidad de la memoria y olvido de los nombres; flojedad, adormecimiento de los miembros, debilidad paralítica.

Algunos síntomas tales como la mirada fija, la falta de ideas, la abolicion de la vista, pulsaciones en la cabeza con sensacion de abultamiento y plenitud de los vasos sanguíneos, la somnolencia despues de medio dia, la pesadilla, la rigidez de un solo lado del dorso, dan algun fundamento á los que han aconsejado el guayaco en los accidentes apopléticos.

Estos accidentes se refieren á la diátesis artrítica, y á la caquexia consuntiva que parece ser el complemento de la accion del guayaco, su efecto crónico, el resultado de su accion prolongada.

El prurito ardiente en la piel que aumenta rascándose, sobre todo en el dorso, los granos en la nariz y la ceja, pueden justificar su uso en ciertos dartros, si se considera á estos síntomas como el rudimento de una accion sobre la piel: esto es presumible, porque el guayaco está mal estudiado y peor esperimentarlo.

Se le podrá tambien emplear en las afecciones reumáticas, especialmente en el reumatismo blenorrágico, en la artritis con tumefaccion y contracturas, en algunas periostitis, en la hemicránea de las personas flacas ó que descienden de padres gotosos, en algunos flujos mucosos ó purulentos, como la leucorrea, coriza crónico, otorrea, bronquitis crónica ó la misma tisis mucosa.

Dósis.—La tintura en cantidad de dos á veinte gotas en una pocion, ó algunas de estas ó glóbulos de las primeras atenuaciones, cada veinticuatro horas, son las dósis usadas, las primeras con preferencia á las otras.

Visite nuestra sección “Materia medica de la homeopatía” – El rincón para los profesionales de la homeopatía.
Fuente: Tratado metódico y practico de materia médica y de terapéutica. Fundado en la ley de los semejantes. Por a. Espanet. Traducido al español por d. Pio hernandez y espeso. Médico homeópata. The Project Gutenberg.

Deja un comentario!

Be the First to Comment!

Notify of
wpDiscuz