Graphites – Grafito – Materia médica

§ I.—Historia. Este carbon mineral, llamado tambien plombagina y percarburo de hierro (una parte de hierro y nueve de carbono), es un medicamento nuevo, introducido en la materia médica en 1812, y usado con éxito, al interior y al esterior, en los dartros, por el doctor Weinhold, que le dió á conocer en un erudito trabajo.

Lea también: Graphites: frío e insensible

Su eficacia le hizo bien pronto recomendable á los prácticos estranjeros, y el mismo Hufeland no fué el que menos contribuyó con su práctica. En Francia fué Marc quien abogó por este medicamento, pero no tuvo éxito.

Fué necesario que Hahnemann y varios médicos de su escuela, animados del deseo de revisar la materia médica y esclarecer sus numerosos agentes con los datos de la esperimentacion pura, publicasen el resultado de sus ensayos y numerosos hechos clínicos, para que pudiéramos conocerle.

Emprendemos su estudio con la esperanza de ser útiles á los médicos, dándoles á conocer un medio poderoso y muy despreciado en una multitud de afecciones rebeldes, y en particular en la escrófula y los dartros.

§ II.—Efectos fisiológicos.

El grafito posee evidentemente una accion electiva sobre el sistema cutáneo por una parte, y sobre el venoso por otra: uno y otro sistema, es decir, los elementos venoso y linfático son los centros, y el nervioso ganglionar es el agente directo.

Los caractéres siguientes establecerán suficientemente las diferencias de su accion de la del carbon vegetal, de la pulsatila, del carbonato de cal, de la barita, del azufre….., aun cuando el grafito tenga, con la mayoría de ellos, caractéres comunes; tales son: grande sensibilidad al frio, diminucion de la contractilidad orgánica, alteracion profunda de la nutricion, accion lenta que se desarrolla por una série de efectos que tienden mas uniformemente á la astenia.

El grafito no dirige su accion ni al corazon, ni al cerebro de una manera directa ó activa; no tiene carácter flegmásico ni nervioso esencial; sus fenómenos febriles son diatésicos; representan una fiebre lenta con remision por la tarde ó por la noche; el frio y los calofríos disminuyen; el calor es seco, quemante en las estremidades, pero no es fijo ni duradero; el sudor es principalmente nocturno y matutinal, se manifiesta ó se agrava por el movimiento y el menor esfuerzo del espíritu; es fétido, sobre todo cuando es el resultado de causas accidentales.

Todo indica en este medicamento la astenia, la falta de contractilidad de los vasos capilares venosos y linfáticos.

Ráfagas de calor y numerosos movimientos congestivos rápidos y vagos, se observan en la cabeza, en el pecho, en el vientre, en los miembros, y tambien una sensacion de ardor quemante que dan cierta consistencia á las congestiones eminentemente pasivas y venosas de este medicamento.

El prurito, tanto interno como esterno, espresa el mismo carácter venoso, el cual precede y acompaña á las congestiones; la sensacion de frio sucede al prurito frecuentemente, como el temblor y la debilidad á los dolores.

Lea también: Graphites: frío e insensible

Pocos son ó ninguno, los medicamentos que con mas frecuencia produzcan la sensacion de quemazon, y que la manifiesten en mas puntos que el grafito; pero aunque se le observa en todas partes, domina en el abdómen, donde todos los síntomas espresan el entorpecimiento del sistema de la vena porta.

Los escozores, los pruritos, las pulsaciones, las sensaciones de escoriacion y de quemazon que se manifiestan en las membranas mucosas de los ojos, de la nariz, de los oidos, de la boca, del ano, de la vagina, de la uretra; las irritaciones subagudas con tumefaccion y flujo mucoso ó aumento de las secreciones de estas partes, son siempre caractéres de la electividad del grafito.

Estos síntomas tienen la astenia por término, y está además representada por la mayor parte de los síntomas.

En el primer período subirritativo de esta accion sobre el sistema venoso, es en el que existen los grupos de síntomas que indican el estreñimiento, la escitacion venérea incompleta, los violentos latidos del corazon y las pulsaciones de todo el cuerpo.

El período irritativo del sistema linfático no ofrece los mismos síntomas, y solo se distingue del estado crónico por cierta sensibilidad en los gánglios infartados. La afeccion linfática se confunde con frecuencia con la venosa en la misma parte y en la misma lesion.

Pero la mayor parte de la afeccion se presenta en la superficie cutánea, que ofrece casi todas las variedades de los dartros y de las lesiones herpéticas y nutritivas, desde el eretismo hasta los rágades y las escoriaciones, desde la vesícula serosa y la ampolla llena de pus, hasta el dartro crustáceo, y aun corrosivo; y en los casos de lesion de los tejidos, uno de los caractéres dominantes de la accion del grafito es la exudacion, la abundancia de jugos mal elaborados é impotentes para regenerar el tejido y reparar la lesion.

La afeccion del sistema nervioso ganglionar se espresa por una multitud de síntomas á los que, los anteriores dan incontestablemente un gran valor.

Indicarémos como ejemplo los siguientes: ansiedad con sudores é incomodidad en la cabeza, con náuseas, vacilacion y vértigos con frio y calosfríos, calor amarillento de la cara con círculo azulado alrededor de los ojos y palidez súbita de la misma por el menor trabajo intelectual, sed y apetito escesivo y variable con mas frecuencia, meteorismo, flatulencia, plenitud despues de comer; el cóito produce cólicos, calambres, y aun cuando no sea completo, es seguido de laxitud, ardores, sudores generales y enfriamiento de las piernas; durante las reglas hay frio, dolores cólicos y diarrea, y por la noche, conatos frecuentes de orinar; sueños inquietos que dificultan la respiracion, hacen gritar y producen un abundante sudor; hay ansiedad orgánica con gemidos sin poder precisar un dolor, fatiga hasta encontrarse incómodo, y que parece residir en el vientre.

Es, en fin, el ataque al pecho el que revela mas distintamente la afeccion de los nervios ganglionares; todas las secreciones están modificadas por una mala é incompleta elaboracion; las orinas son turbias y se alteran fácilmente; el sudor es fétido ó tiene un fuerte olor ácido, el de las mucosidades y el de los eructos tienen el mismo carácter, y hasta las secreciones purulentas y serosas de las lesiones cutáneas le tienen desagradable, fétido algunas veces: esta fetidez se observa generalmente, y con especialidad en el moco nasal, el olor de la nariz es malo, el de la boca es agrio y pútrido.

La piel es enfermiza, toda lesion tiende á ulcerarse; hay tumores enquistados, escoriaciones, grietas, vesículas corrosivas, vegetaciones en las úlceras, espesor de las uñas, humedad glutinosa de los cabellos, alopecia; y en las lesiones herpéticas, se alteran los jugos reparadores y se escretan ó forman costras delgadas.

El carácter de estas lesiones es linfático, pero no deja de asociarse á veces el venoso ó de desarrollarse aisladamente; es preciso indicar aun: diversas erupciones de granos de un rojo oscuro, orzuelos en los párpados, rubicundeces erisipelatosas, rubicundez de la conjuntiva, hinchazon roja del pabellon de las orejas y de la nariz, epistaxis, ó exhalacion de una sangre negra mezclada con el moco nasal, tumefaccion y rubicundez de las encías y de la faringe, tumores hemorroidales, flujo sanguíneo hemorroidal, hinchazon de las venas, sangre menstrual negra y espesa.

Las superficies internas son el sitio de una flojedad y flujos asténicos abundantes, como, diarrea, leucorrea, espectoracion mucosa, salivacion y coriza fluente; despues de un eretismo inicial de las superficies exhalantes, se observa siempre alguna sequedad.

Los movimientos congestivos son mas y mas asténicos, resultando la relajacion de la fibra, la infiltracion de los tejidos, los edemas mucosos y linfáticos, las flogoses subagudas de la piel y de los gánglios.

La obstruccion ó inercia abdominal, por los éstasis y obstáculos de la circulacion de la vena porta, sostiene cuando domina la escena, una irritabilidad intestinal que conduce al estreñimiento: este es crónico y contrasta con el carácter de flojedad que existe en las otras superficies.

Hé aquí el estado del sistema venoso abdominal que corresponde, en las mujeres, á una multitud de padecimientos simpáticos, de carácter venoso, que reproduce cada congestion en las épocas menstruales. Las menstruaciones son habitualmente retardadas por el eretismo que la plétora venosa sostiene en el útero.

Pocos son los medicamentos mas directamente indicados en las constituciones blandas, linfáticas, en las personas escrofulosas, en los temperamentos venosos, en las constituciones de indivíduos en los que la sangre venosa esperimenta dificultades en su circulacion y alteraciones por el régimen ó género de vida.

Los efectos del grafito, no solo armonizan con lo que constituye materialmente los temperamentos linfático y venoso, sino tambien con sus disposiciones morales; tales como la apatía, la timidez de los primeros por una parte, y por otra, la melancolía, la irascibilidad, el desaliento y la desesperacion.

§ III.—Efectos terapeúticos.

Es tanto mas posible trazar un cuadro exacto de la vasta esfera de accion de este medicamento, cuanto que á las esperimentaciones fisiológicas de Hahnemann y de un gran número de autores, se han agregado las observaciones hechas en los obreros que trabajan la plombagina ó mina de plomo, en diversas fabricaciones y manufacturas.

En estos operarios se manifiestan mas los estados linfático y venoso, las afecciones nerviosas diatésicas ó caquécticas y las lesiones cutáneas y nutritivas. Vamos á revistar algunas de estas enfermedades, pero antes harémos dos observaciones.

La primera es, que no insistirémos en detallar las indicaciones cuando los síntomas ya referidos pueden suplir al detalle, evitando de esta manera incidir en repeticiones; y la segunda, que siendo hasta ahora tan limitado el uso de este medicamento, poseemos pocos hechos clínicos capaces de confirmar la eficacia en cierto número de enfermedades que la esperiencia enseñará sin duda á combatirlas.

Podríamos citar nuestras propias observaciones, pero nos hemos impuesto en esta obra el valernos muy poco de ellas, y cuando lo hacemos, es mas bien por comprobar los datos dudosos.

Tenemos el pensamiento, sea dicho de paso, de publicar mas tarde las observaciones que recojamos bajo el punto de vista de estos estudios. Al efecto podríamos citar casos de curacion de caquexia por la alúmina, la sal marina, el tanino, el azufre, el carbono, el amoniaco, el hierro….. y otras sustancias salinas y minerales trabajadas ó laboreadas en ciertas poblaciones, por varias familias y obreros.

Se han despreciado mucho las observaciones de este género con detrimento de la materia médica y de la terapéutica; y sin embargo, es el modo de apreciar en la mayor parte de las sustancias sus efectos crónicos y diatésicos, como ya se ha hecho con la corteza de naranjas amargas, la potasa, el fósforo, el cobre…..

El grafito se ha manifestado muy eficaz en las afecciones siguientes, que enumerarémos en el órden que corresponde por el número de sus resultados: dartros; erisipelas crónicas; úlceras inveteradas, escrofulosas, varicosas, psóricas; oftalmías igualmente psóricas y escrofulosas; hemorróides fluentes; amenorreas y dismenor25reas; gastralgia; epilepsia y parálisis parcial; hidropesía; asma.

A. Afecciones venosas y escrofulosas.—El estado venoso y escrofuloso, y las irritaciones que de él dependen, apenas son susceptibles de clasificacion; son afecciones frecuentemente complicadas y diversamente combinadas con otros elementos morbosos.

El eritema y la erisipela del grafito proceden ordinariamente de recidivas en personas debilitadas ó de una constitucion venosa, en las mujeres en la época de las reglas, ó de su supresion natural.

Todas estas personas están afectadas de incomodidades abdominales, de embarazos gástricos, de várices en las estremidades inferiores, de ardores, de dolores, de quemazones en los hipocondrios.

La erisipela presenta un color mas ó menos oscuro ó pálido, y hay mas hinchazon en la piel que en los casos ordinarios; la cabeza está pesada, hay latidos; el enfermo teme al frio; la superficie de la piel afectada está hendida, escamosa, y ofrece con frecuencia alguna exudacion; la inflamacion es local, infebril, y la erisipela es de las que se denominan flegmonosas, pero de marcha subaguda y con mucho prurito.

La erisipela del grafito está relacionada frecuentemente con las épocas menstruales, y aparece ó desaparece con ellas.

Las fluxiones en las mejillas y otras varias subagudas y linfáticas que se hacen erisipelatosas, son tambien propias del grafito. Lo son asimismo la erisipela edematosa de los piés, y ciertos eritemas artríticos; afecciones, que como las anteriores, tienen un carácter venoso pronunciado y escrofuloso algunas veces.

La oftalmía mas propia del grafito es de la misma naturaleza, y se distingue por el calor, prurito, escozor, rubicundez é hinchazon dolorosa de los párpados; esco26zor quemante en los ángulos de los ojos, acumulacion de pus; inflamacion y supuracion de los ojos; aglutinacion por la mañana, legaña seca en las pestañas, fotofobia.

En los niños escrofulosos, en los que los ojos están cerrados por la tumefaccion con aversion á la luz y erupcion costrosa en la cara, el grafito es un medicamento heróico.

Está indicado en la otitis escrofulosa con hinchazon del pabellon de la oreja, prurito, sequedad ó flujo abundante de pus ó de cerúmen alterado ó muy líquido, sin dolores vivos.

Producirá buenos resultados en ciertas afecciones crónicas del oido con zumbido y congestion, con caractéres herpéticos ó escrofulosos. En todos los casos de otitis, como en un gran número de otras afecciones, el grafito es el mas análogo de la pulsatila y su mejor auxiliar.

El grafito está indicado en una especie de angina herpética crónica ó subaguda, profunda, con infarto superficial; sequedad algunas veces, y en otras muchas abundancia de moco que siempre existe despues de algun tiempo de irritacion; sensacion de un cuerpo estraño, punzadas profundas en la garganta.

Es el medicamento mas análogo de la barita en estos casos, y hasta se eleva muy cerca de la astenia gangrenosa del carbon vegetal.

Respecto á los órganos génito-urinarios, el grafito se adapta mejor que cualquier otro medicamento á la dismenorrea retardada, en las mujeres cuyo sistema venoso abdominal está habitualmente entorpecido á pesar de los fenómenos de irritacion que produce la congestion menstrual.

La sangre es negra y muy espesa; hay dolores cólicos y espasmos abdominales, incomodidades en la cabeza con sensacion de compresion, vértigos con latidos en la base del cráneo ó en el vértice, dolores en el pecho, palpitaciones de corazon, dolores en los miembros, frio en las estremidades que á veces están hinchadas ó edematosas, grande debilidad en fin.

Casi siempre hay dartros, algun flujo mucoso, ya bronquial, ya nasal, ya leucorréico ó hinchazones erisipelatosas que coinciden muchas veces con la época menstrual. Para el grafito, el molimen menstrual produce irascibilidad, ó melancolía con mal humor; para la pulsatila, grande sensibilidad y llantos.

El lumbago no es habitual en estos casos para el grafito, y la sensacion de presion como si fuera á salir un mar de sangre por la vagina, no le pertenece ó es muy raro.

La leucorrea que es del recurso de este medicamento presenta un líquido menos alterado que el de las demás secreciones; es un moco ordinariamente blanco, abundante, y cuya pérdida debilita mucho; rara vez existe sin vesículas ó sin escoriaciones en los grandes labios: este flujo reemplaza frecuentemente á la menstruacion.

Esta amenorrea está siempre acompañada de alteraciones congestivas, de sofocaciones ardorosas, de espasmos internos, de neuralgias; y tiene de notable un cosquilleo constante entre los dedos.

Ultimamente, el dartro se presenta entre estos, pertenece al grafito mejor que al selenio.

El éstasis venoso hemorroidal, la inflamacion subaguda de los hemorróides y su flujo, reclaman el grafito como su mejor remedio.

Está particularmente indicado en esta afeccion, en la astenia con tumefaccion de los tumores hemorroidales, generalmente indolente ó con poco dolor, pero mas bien con tenesmo: el aloes la pimienta, la nuez vómica….. exigen mas agudeza.

La hipocondría con ansiedad y aun desesperacion, grande irritabilidad, que los enfermos lloran fácilmente, condoliéndose hasta el punto de creerse desgraciados; que hay gran desarrollo de gases á los que se atribuye los dolores que se presentan en un punto distante y que desaparecen despues de la espulsion de los mismos, se combate ventajosamente con el grafito; así como tambien muchas incomodidades abdominales de toda especie, el calor quemante en el estómago despues de haber comido, ó la agravacion al menos de estos padecimientos despues de comer.

Este estado, debido en general á la plétora venosa abdominal, produce casi siempre un estreñimiento rebelde, infiltraciones, é infartos viscerales.

El estreñimiento coexiste á veces en los casos de vastas lesiones herpéticas en la piel, ó con la caquexia escrofulosa, si bien en este último caso es mas frecuente la diarrea.

Esta por otra parte es el síntoma mas en armonía con la accion asténica del grafito en la plenitud de su evolucion en el organismo; la materia de la diarrea es de olor agrio, y como espumosa muchas veces en los niños, y generalmente de color oscuro: este carácter es propio de los adultos.

La diátesis escrofulosa se modifica ventajosamente con el grafito. En esta afeccion, toda la abundancia de jugos insuficientemente elaborados, se trasporta á los gánglios linfáticos que se ponen tumefactos sobre todo los del cuello; la piel está seca, pero no arrugada, marchita; pulula alguna erupcion exudante, un favus mucoso, vesículas; y se observa un enflaquecimiento continuo á pesar de la persistencia del apetito.

En este estado principalmente, vomitan los enfermos por la mañana aguas con especialidad, y lo mismo despues de las comidas. Estos vómitos son un síntoma bastante comun del grafito en las caquexias, ya venosa, ya linfática.

En estos dos casos, la diarrea alterna con el estreñimiento; es ácida y espumosa. Muchas veces en los adultos está el vientre tirante, hay desarrollo de gases, cólicos, sueño angustioso bruscamente interrumpido.

En este estado diatésico, como en todo estancamiento venoso abdominal que está en relacion con los efectos del grafito, es en el que existe frecuentemente la ténia.

Modificando este medicamento las condiciones orgánicas, destruye con mas seguridad este parásito. La ignacia, la nuez vómica y la pulsatila son tambien medicamentos eficaces contra la ténia, porque tienen una accion electiva sobre los órganos y sistema venoso abdominal.

El mercurio y el azufre son, despues de los anteriores y del grafito, los mas útiles en casos semejantes. Es por lo mismo necesario dar el azufre como intercurrente en el tratamiento de la ténia por el grafito.

B. Afecciones cutáneas.—Nos limitarémos á enumerar las afecciones cutáneas unidas ó no á estas diátesis, y á las cuales corresponden los síntomas del grafito; las úlceras fistulosas, aun con lesion de un hueso, se curan bajo su influencia; es preciso recurrir tambien al cystus canadensis ó al sílice.

El grafito es uno de los medios mas eficaces en las úlceras sarnosas, varicosas y fagedénicas, despues de la accion del azufre, y está en la misma línea que el licopodio, el ácido fosfórico; el carbon vegetal.

Se le puede administrar como específico del zona, pues es por lo menos en union del zumaque el medicamento mas á propósito para calmar los dolores de esta erupcion pustulosa, y para abreviar admirablemente la duracion, aun en personas, por otra parte, bien sanas.

El arsénico, el causticum y el mercurio son medios eficaces en la misma enfermedad, pero cuyas indicaciones solo en los dos primeros hemos podido trazar.

El grafito goza de una eficacia notable en muchas afecciones herpéticas húmedas, exudantes, en oposicion al carbonato de cal y otros medicamentos que corresponden con preferencia á las erupciones secas.

En las de la cabeza, se le puede alternar ventajosamente con el zumaque y el laurel-rosa; este se limita á las erupciones que se presentan detrás de la oreja; el licopodio completa la accion del grafito cuando la erupcion se fija en la parte posterior de la cabeza.

La costra serpiginosa de los niños se cura con el grafito, cuando está rodeada de rubicundez con poca infartacion de los gánglios linfáticos inmediatos.

El favus mucoso, rebelde, fétido, con supuraciones glandulares de la misma naturaleza, reclama igualmente la accion de este medicamento.

El doctor Ruoff quiere que en todos los casos se le emplee á las mas bajas trituraciones, y que se le alterne con el azufre por épocas, ó á cortos intérvalos; y muchas veces con estas dósis triunfa de los dartros inveterados.

Es superior en eficacia al mercurio, á la thuya, á la pulsatila y al zinc en el ectima (pústulas), al mercurio y al zumaque en el eczema (vesículas); pero es inferior al carbonato de cal y al fósforo en el impétigo (pústulas), y al causticum y á la belladona en el líquen (pápulas).

Las escoriaciones é inflamaciones de los repliegues del cuello y de la íngle corresponden á licopodio, y en los niños se espolvorean estas partes con esta sustancia; el intertrigo se cura con grafito, y cuando es intenso y la piel se inflama sobre los muslos, es necesaria tambien la estafisagria. Las escoriaciones de las manos y de los piés se curan admirablemente con la mas débil dósis de31 grafito aun cuando haya rágades profundos, y la mano mas arrugada se pone tersa y flexible. El licopodio tiene tambien indicaciones en estos casos, en los que, ni el sílice, ni el oro, ni el carbonato, ni el sulfuro de cal tienen una accion tan segura. Las grietas de los labios y del ano exigen otros medicamentos tales como la ignacia, la sal marina, el fósforo, el mezereum.

El grafito es el medicamento principal para remediar las escoriaciones ó grietas de las mamas. El árnica calma el dolor, pero es un paliativo que solo debe emplearse uno ó dos dias.

El grafito es el mejor indicado en las escoriaciones con dolores quemantes y rodeados de una zona eritematosa. En cualquiera otro caso el licopodio ó el azufre pueden ser preferibles, ó por lo menos agregarles, alternándoles.

La disposicion de la piel á supurar por la menor causa, ó con la mas ligera escoriacion, exige el grafito, y en los niños y personas nerviosas y delicadas, la manzanilla.

El petróleo y la sepia son útiles algunas veces, si la parte afecta carece de tumefaccion y rubicundez.

El grafito, en fin, se administra en las convalecencias, para la alopecia; aplicado tópicamente es muy eficaz para quitar del cuero cabelludo las pequeñas escamas furfuráceas tan abundantes en algunas personas. El carbonato de cal, el sílice y el mezereum son entonces sus mejores auxiliares.

C. Neuralgias.—Réstanos indicar las neuralgias que pertenecen á la accion del grafito.

Solo se ha usado en algunos casos de gastralgias calambróides con salivacion, flujo mucoso y desarrollo de gases; la gastralgia atónica, con dolores reumáticos y artríticos, calambres y frio en las estremidades, tambien es del recurso del grafito, pero con la condicion de que no es preciso exista la afeccion herpética, pues basta que el estado caquéctico análogo al de este medicamento sea la causa de estas neuralgias ó que exista con ellas.

Lo mismo sucede en los tumores tofáceos de la artritis irregular, en personas cacoquímicas frecuentemente atacadas de eritemas cutáneos ó afectados de padecimientos abdominales.

Dósis.—Las dósis varian segun que se emplee el grafito como alterante ó en calidad de modificador de la vitalidad, y segun que se use en personas dotadas de poca fuerza de reaccion, ó de alguna irritabilidad, desde dos ó tres decígramos de una de las tres trituraciones, hasta una gota ó algunos glóbulos de la sesta, duodécima, ó décimaoctava atenuacion, continuando su uso hasta obtener los efectos deseados. La pomada compuesta de un gramo de la primera trituracion para ocho de un cuerpo graso, sobre todo manteca de cacao, es muy útil en la pitiriasis del cuero cabelludo, en los rágades y algunas afecciones herpéticas.

Visite nuestra sección “Materia medica de la homeopatía” – El rincón para los profesionales de la homeopatía.
Fuente: Tratado metódico y practico de materia médica y de terapéutica. Fundado en la ley de los semejantes. Por a. Espanet. Traducido al español por d. Pio hernandez y espeso. Médico homeópata. The Project Gutenberg.

Deja un comentario!

Be the First to Comment!

Notify of