Bromum – Bromo – Materia médica

§ I.—Historia. Este cuerpo simple, que tanto se aproxima al cloro, se descubrió en 1826. La escasez del yodo inclinó á algunos médicos á buscar un sucedáneo, y creyeron haberle hallado en el bromo.

Las esperiencias de Barthez, de Lembke y de Hering suministraron las primeras nociones de su accion fisiológica.

Los trabajos del doctor Kournet, de Kussmann, de Huette, de Glower, Ozanam y otros han descubierto en él mucha actividad. Giacomini, que invitaba á los médicos á estudiar su accion en el hombre sano, se limitó á referir algunos de sus efectos tóxicos, que en todos ó casi todos los medicamentos se reducen á desórdenes gástricos y á efectos eliminadores que oscurecen su accion especial.

Se reconoce, en general, en el bromo una analogía notable con el yodo y el cloro; se da al primero una accion especial sobre los ojos, el pulmon y el corazon; pero se le cree inferior al yodo en las afecciones escrofulosas.

Es análogo del fósforo en las neumonías en el período de hepatizacion, y goza de propiedades notables en la tuberculizacion y desarrollo de las falsas membranas.

Es muy probable, en fin, que la mayor parte de los efectos fisiológicos del bromo, tomado á débiles dósis, sean debidos al mismo alterado ó combinado con los ácidos; opinamos tambien con algunos, de que se empleen sus sales para tener una preparacion mas fija.

El bromuro de potasio, entre otras, seria quizá la que menos difiriese del bromo.

Nosotros agregamos que este parece gozar de una propiedad anticontagiosa igual á la del cloro, y el doctor Ozanam no duda en aconsejarle como preservativo de la influencia contagiosa de las seudo-membranas y de las afecciones diftéricas; se le usa igualmente en la curacion de las mismas.

§ II.—Efectos fisiológicos.

El bromo, tomado á dósis fuertes, desarrolla ciertos fenómenos análogos á los del yodo sobre el cerebro, y que se conocen con el nombre de iodismo. El bromo produce una sedacion que se puede denominar anestesia, pero sin influencia en la terapéutica, á no ser que la esperiencia confirme esta accion y la establezca sobre datos prácticos.

El bromo obra poderosamente sobre la vida vegetativa, pues por una parte se ha justificado que por su influencia la grasa aumenta, y por otra se ha observado una gran palidez, infartos escrofulosos y muchas veces un enflaquecimiento escesivo.

La actividad del sistema sanguíneo está deprimida. Todos los síntomas febriles consisten en calosfríos y en frio; el calor de las estremidades apenas indica la reaccion, y muchas veces consiste tan solo en una sensacion. El pulso es generalmente lento, duro, y si es acelerado, es pequeño é insensible.

Los síntomas tienen un carácter de astenia pronunciada. El aire libre y el movimiento alivian los padecimientos; hay rigidez y temblor de las estremidades, debilidad general, temblor de todo el cuerpo, el menor movimiento hace transpirar; el moral presenta el carácter de aburrimiento, de tristeza, de error de los sentidos y de escitacion; el sueño no es reparador.

La fiebre está acompañada de sensacion de ardor, congestion irritativa en los ojos, en el oido, en el labio, en la garganta, estómago, uretra, y algunos dolores reumáticos: estas sensaciones tienen la misma importancia que las de escoriacion en las membranas mucosas de los órganos de los sentidos, y aun en la piel y en la region renal.

Los dolores en los miembros superiores son dislacerantes y lancinantes, algunas veces sordos y con sensacion de constriccion; tambien se observa rigidez, debilidad, chasquido é infartos artríticos.

Estas ingurgitaciones se presentan con preferencia en los miembros inferiores, en los que los dolores son reemplazados por la rigidez, hormigueo, debilidad paralítica, latidos, calor, sensacion de frio en el dedo gordo del pié, y temblor. Los dolores viscerales son presivos y constrictivos con movimientos congestivos, y el vértigo se agrava por el tiempo húmedo.

Las lesiones de los tejidos y las flegmasías consisten, para los ojos, en ulceraciones, escoriaciones de la conjuntiva, oftalmía, dolores lancinantes, fotofobia, lagrimeo; para los oidos, en latidos, congestion, calor, tumefaccion; se observa epistaxis, escoriacion de las narices, coriza fluente, con mucosidades abundantes; para la boca, en salivacion, odontalgia con latido, granos en la lengua; para la garganta, la laringe y la tráquearteria, en inflamacion, quemazon, tumefaccion de las amígdalas, exudaciones plásticas, dolor de escoriacion, deglucion difícil, rubicundez oscura, ronquera ó afonía, sensacion de constriccion, tos ronca, espasmódica, sibilante, crupal, con disnea y estornudos, tos con vomituricion, accesos de tos con sofocacion.

El pecho presenta síntomas congestivos, inflamatorios y hasta los de hepatizacion y supuracion del pulmon, de la carditis y de la hipertrofia del corazon.

Ofrece, por último, respiracion difícil con necesidad continua de inspirar, opresion violenta, sensacion como si la respiracion se suspendiese; dificultad de respirar acompañada de lagrimeo, de vómitos espumosos, quejidos, palpitaciones de corazon, postracion y temblores; la boca y la nariz se llenan de saliva: estos síntomas completan el cuadro de las afecciones crupales.

El estómago espresa la atonía, las mucosidades abundan; los fenómenos de inflamacion y ulceracion de esta víscera son el efecto de dósis tóxicas. El infarto del hígado y del bazo puede existir sin inflamacion ostensible; la inflamacion del peritóneo es seguida de engrasamiento y desarrollo de falsas membranas ó de exudacion serosa.

El estreñimiento es un síntoma de los primeros dias, pues por poco que persista la accion del medicamento, se declara la diarrea aun con tenesmo, y el producto es mucoso, negruzco, ó líquido, con estrías sanguinolentas.

La secrecion de la orina es la única que disminuye. Hay irritacion de la uretra; la actividad de los testículos se aumenta y están como infartados. No faltan síntomas de inflamacion de la vagina; las reglas son abundantes ó anticipadas.

Podemos, pues, deducir, que la accion del bromo se dirige particularmente á la laringe y la garganta, á las membranas mucosas y serosas, á la vida vegetativa y á todo el sistema linfático.

§ III.—Efectos terapéuticos.

El bromo empezó á usarse en el crup por los doctores Noack y Trinks; y siguieron despues varios médicos que publicaron sus observaciones. El doctor Ozanam, en fin, presentó en 1856 una memoria sobre este asunto á la Academia de las ciencias, y, por consiguiente, este medicamento llamó sériamente la atencion. No hay medicamentos, inclusos el azufre, la cal y la esponja, que presenten tanta semejanza en sus efectos con los síntomas del crup.

¿Es esto decir que las indicaciones del bromo se limitan al crup? Es indudable, y la esperiencia ha empezado á confirmar, que este medicamento es eficaz en los infartos del hígado y del bazo, en las peritonitis y pericarditis subagudas y crónicas, en las irritaciones ulcerosas ó flegmorrágicas de la nariz, de los ojos, de la vagina y de la uretra, cuando la diminucion de la actividad del sistema sanguíneo coincide con los síntomas que acabamos de referir.

Dósis.—La posologia del bromo es la misma que la del yodo; desde 2 á 3 gotas de la primera atenuacion dadas en veinticuatro horas, hasta la menor fraccion de la sesta y duodécima atenuacion.

Bromuro de potasio.—De todas las sales de bromo, tales como el bromuro de hierro y el bromuro de mercurio, solo nos ocuparémos de la primera, ó sea del de potasio. Esta sal solo es conocida hasta ahora por los apuntes de algunos médicos alemanes y por la memoria del doctor Huette.

Aun cuando no se le dan las mismas propiedades del bromo, y se le cree análogo al yoduro potásico, es necesario reconocer que no están aun bastante apreciados sus efectos para formar una idea justa de su accion electiva y de sus caractéres diferenciales.

Se ha observado que por la influencia del bromuro de potasio, se desarrollan dolores sordos, presivos, con vértigos; esta cefalalgia difiere de la del yodo, en que se fija en los senos frontales y consiste en punzadas.

Hay somnolencia, adormecimiento, cierto estado de embriaguez, de atontamiento con abatimiento moral, y muchas veces, una irritabilidad de los sentidos y del cerebro con aberraciones y delirio inquieto. El aumento de la sensibilidad es momentáneo y precede el estado contrario que antes hemos señalado.

La diminucion de la sensibilidad se estiende á los órganos todos de la vida de relacion, á la laringe y órganos genitales. La anestesia es simultánea con la debilidad muscular.

Se ha observado una irritacion subaguda, humoral, de las mucosas de los órganos de los sentidos, con flegmorragia, y precedida con frecuencia de una irritabilidad que disminuye las secreciones.

Esta sucesion de efectos es notable con particularidad en los órganos genitales, la laringe y el tubo digestivo. En el fondo, la astenia es la que domina, puesto que las digestiones son lentas, fatigosas, el apetito venéreo está disminuido, y debilitada la circulacion de la sangre.

Los ensayos hechos con el bromuro de potasio en las afecciones sifilíticas aun en las terciarias, no han dado resultados satisfactorios; lo mismo ha sucedido en algunos casos de cáries escrofulosa, de escirro ó de induracion glandular; pero es probable que se obtengan buenos resultados, en casos de debilidad general ó parcial, con empobrecimiento de la sangre y algunos puntos flegmásicos crónicos con secrecion sero-mucosa. La esperiencia dirá lo demás; mas no es dable pueda ser útil en calidad de narcótico, como no se le administre á dósis tóxicas.

Dósis.—Es un error creer que se obtienen mas efectos terapéuticos con dósis fuertes. Algunas gotas de una de las mas bajas atenuaciones ó de la primera para un dia, y repetidas por el tiempo necesario, es lo suficiente generalmente.

Habrá casos en los que se deba elevar las dósis hasta varios decígramos disueltos para tomar en el dia, pero con tales dósis desarrolla el medicamento pocos efectos especiales como lo prueba la observacion en la mayoría de ellos.

Visite nuestra sección “Materia medica de la homeopatía” – El rincón para los profesionales de la homeopatía.
Fuente: Tratado metódico y practico de materia médica y de terapéutica. Fundado en la ley de los semejantes. Por a. Espanet. Traducido al español por d. Pio hernandez y espeso. Médico homeópata. The Project Gutenberg.

Deja un comentario!

Be the First to Comment!

Notify of
wpDiscuz