Terapias naturales para la enfermedad de Crohn

medicina natural para el chron

La enfermedad de Crohn es una patología que consiste en la inflamación crónica de la parte final del intestino delgado.

Se desconoce la explicación de sus posibles causas. Pero existen hipótesis que están actualmente en estudio. Pues, si bien la inflamación generalizada de la pared intestinal hace pensar que la enfermedad de Crohn es de origen autoinmune (donde el sistema inmunitario reacciona contra el propio organismo) también se plantea que pueda ser resultado de una infección vírica o bacteriana.

En 2006 la Organización Mundial de Gastroenterología propuso la clasificación de Montreal, mediante la cual se distingue a los pacientes en función de la edad de comienzo, localización de la enfermedad y comportamiento de esta:

  • Según la edad de aparición: A1 (menos de 16 años), A2 (de 16 a 40 años) y A3 (más de 40 años).
  • Según la localización: L1 (íleon y zonas vecinas del ciego), L2 (colon), L3 (la suma de L1 y L2) y L4 (cuando la afectación alcanza también la parte alta del tubo digestivo).
  • Según el comportamiento: B1 (predominan las manifestaciones de inflamación), B2 (tipo estenosante, con estrecheces del tubo digestivo) y B3 (tipo perforante, con predominio de fístulas y fisuras)

El tratamiento alopático (medicina convencional) está del todo recomendado debido a la gravedad potencial de las complicaciones de la enfermedad de Crohn (anemia, vómitos, hemorragias, fuertes dolores abdominales, etc) una vez se ha diagnosticado pero la actuación médica puede variar según los síntomas observados.

El objetivo es reducir estos síntomas producidos por la inflamación (con antiinflamatorios, antiespasmódicos -en los brotes- y, a veces, hasta con inmunodepresores). La enfermedad se caracteriza por tener periodos de actividad (brotes) e inactividad (remisión) y pueden variar según el paciente o las épocas.

Para poder mantener a ralla esta enfermedad se exige vigilar de cerca la alimentación pues se producen dificultades en la asimilación de alimentos. El alcohol, las fibras crudas, la cafeína y los alimentos susceptibles de fermentar en el estómago (legumbres, coles…) deben evitarse siempre.

En cambio, está indicada la ingesta de huevos, pescados, carne no grasa, pollo y alimentos que contengan fibras solubles (fruta, frutos secos y verduras de hoja verde). Además, hay que tener en cuenta que el fraccionamiento en cinco comidas más pequeñas y una correcta masticación facilitarán también el buen funcionamiento del intestino.

¿Cómo pueden ayudar las terapias naturales?

  • La Homeopatía: según los síntomas observados puede ayudar a reducir las alternancias de diarrea y estreñimiento (Argentum Nitricum), la sensación de ardor intestinal (Antharis) y las diarreas acompañadas de ansiedad (Arsenicum Album).
  • La Fitoterapia: la Fórmula de Robert está recomendada para aliviar las diarreas, náuseas e hinchazón, así como la Raíz de Boswellia, la Caléndula y la Manzanilla Alemana ayudan a desinflamar el intestino.
  • La Nautropatía: recomienda una ingesta suficiente de ácidos grasos Omega 3 y la ingesta de alimentos ricos en fibras solubles (pues relaciona esta patología directamente con algunas intolerancias alimentarias). Se desaconsejan los lácteos (excepto el yogur) y los alimentos derivados o a base de trigo.
  • Los métodos de relajación: son importantes en tanto que el estrés empeora los brotes o aumenta la frecuencia de los mismos. Los métodos de control de todo tipo de nerviosismo parecen dar buenos resultados, así como la práctica de actividad física moderada.
  • Los Alimentos Funcionales: los productos probióticos estimulan el desarrollo de la flora intestinal y parecen alargar los periodos de remisión y reducir los síntomas leves. Los probióticos permiten restaurar la capacidad digestiva del intestino y, conjugados con los aceites grasos mencionados anteriormente pueden otorgar una acción antiinflamatoria muy interesante.

Si bien es cierto que la doctrina científica no posee evidencias de que las terapias naturales puedan curar dicha patología, sí se ha demostrado que los síntomas mejoran en los pacientes que sufren la enfermedad de Crohn y se encuentran usando las mismas, sobretodo en la reducción de episodios y la intensidad de los mismos.

raquel-2015-175-1
Raquel Cabalga – Autora, Naturópata y Coach
Internet: Raquel Cabalga

 

Foto: Benjamin Thorn  / pixelio.de



Publicado en: Medicina natural

Leave a Reply

Be the First to Comment!

wpDiscuz