Silicio orgánico: elemento esencial y fuente de vida

Fuentes naturales del Silicio orgánicoSilicio orgánico no existe en estado puro en la naturaleza ya que rápidamente se conjuga con agua y oxígeno.

El Silicio orgánico es uno de los doce elementos mayoritarios en la composición elemental de los organismos. Es un elemento esencial para la vida pues juega un rol biológico indispensable.

El Silicio orgánico está en los huesos, músculos, tendones, páncreas, hígado, riñones (suprarrenales), tiroides, timo, corazón y paredes vasculares. También el feto humano es rico en Silicio orgánico, siendo éste una reserva natural para la formación de los huesos y las faneras y de su mantenimiento.

Con la edad la cantidad de Silicio orgánico en los distintos órganos y tejidos va disminuyendo, por tanto, necesitamos un aporte externo de silicio a medida que vamos envejeciendo.

El silicio orgánico actúa como un “conductor” o molécula “locomotora”. Se une de forma débil a otras moléculas y modifica las propiedades  de las membranas celulares facilitando la entrada de las moléculas al interior de las células. Este papel podría estar relacionado con la bioelectrónica del silicio.

Fuentes naturales del Silicio orgánico

Podemos encontrar silicio en el polvo de alga roja (Lithothanium calcareum), en la cola de caballo (Equisetum arvense) y el exudado del tallo del bambú (Bambusa vulgaris).

Aplicaciones clínicas

Gestación

La madre gestante con un nivel correcto de silicio, con unos músculos, cartílagos y piel más elásticos tendrá un parto más fácil y podrá evitar la formación de estrías. La madre proporciona al feto el Silicio orgánico a través del alimento o de sus reservas. El contenido de silicio del feto humano es mucho más elevado que cuando éste se desarrolla a lo largo de su futura vida.

Osteoporosis

El silicio potencia la capacidad del calcio y de la vitamina D para aumentar la densidad ósea. El silicio orgánico estimula los osteoblastos, es decir, la formación del hueso y la incorporación del calcio al hueso.

Articulaciones

El silicio es la base estructural del cartílago, ligamentos, tendones y tejido óseo. Tiene una acción reforzadora sobre el tejido conjuntivo. Se utiliza en el tratamiento de artritis degenerativa o artrosis cuando existe una degeneración e incluso desaparición del tejido conjuntivo periarticular. La vitamina C y el silicio son buenos compañeros en la formación de  cartílago.

Sistema cardiovascular

Los niveles de silicio en las arterias ateroscleróticas (con placa de colesterol) son considerablemente más bajos que en las arterias sanas. El Silicio orgánico está presente en los tejidos conectivos como la aorta.

Una pared arterial  rica en silicio con un tejido conectivo  más elástico es más impermeable a los lípidos, es decir, hay menos probabilidad de formar un ateroma o placa de lípidos. El silicio mantiene elásticos los vasos sanguíneos.

Pelo, piel y uñas

El Silicio orgánico está presente en el pelo, piel y uñas. Un déficit de silicio en las uñas produce una debilidad o fragilidad. El silicio mejora la elasticidad de la piel y ayuda a reducir la aparición de las arrugas. El silicio regenera las fibras de colágeno dañadas e interviene en la formación de nuevas fibras.

Otros

El silicio posee un papel antioxidante.

Contribuye en la regulación del sistema inmune pues está en altas concentraciones en órganos y glándulas como el timo y las suprarrenales.

El silicio tiene efecto antiinflamatorio.

Regenerador de la piel, se aplica en quemaduras del sol u otras.

Regula la sudoración excesiva en todo el cuerpo.

Foto: Ra’ike.



Publicado en: Colesterol, Medicina natural

Leave a Reply

Be the First to Comment!

wpDiscuz