Silicea: una espiga dorada de tallo débil

Silicea, homeopatíaSilicea es en homeopatía comparable a “una espiga con el tallo muy débil”. La sílice a diluciones altas está indicada en supuraciones crónicas, en artrosis, en la fase de crecimiento y para la mineralización ósea.

En diluciones altas activa el sistema de defensas del organismo. A diluciones bajas Silicea actúa como un protector de la pared arterial.

¿Cómo reconocer a un paciente Silicea?

Es una persona de osamenta muy delgada, refinada, estética, frioleros y débiles. Suele tener las manos y los pies fríos. Pueden tener un vientre prominente. Por lo general, sufren falta de calor humano y dolor de espalda. Tienen miedo a que le rechacen y le abandonen, se siente débil.

Los niños tienen la cabeza grande, ojos grandes vivos y brillantes. Tienen sudor frío en la cabeza, el cuello y los pies. Es un niño nervioso y agitado, tímido, reservado, miedoso, hipersensible, serio, correcto y educado.

Tiene mucha empatía, hace muchos amigos. Es muy detallista, valora todo, comprende y crea una opinión con mucho criterio.

El niño y el adolescente silicea es observador, muy inteligente, pero carece de confianza en sí mismo y teme al fracaso. Suelen ser dóciles y tranquilos. Intelectualmente se agotan fácilmente. Detesta la violencia y puede refugiarse en una actividad solitaria o darse a una causa generosa y desinteresada.

En desequilibrio es una persona muy propensa a la fatiga. Silicea es delgado, se cansa rápidamente y aunque su alimentación es buena se queja a menudo de dolor de cabeza.

¿Qué sensaciones tiene?

Sufre de hiperestesia general. Es sensible al frío, tiene la impresión de frío en las zonas enfermas y se sobresalta al menor ruido.

¿Qué le gusta y qué le disgusta Silicea?

Disfruta con el calor, con un tiempo cálido y seco. Pero no soporta bien el frío y empeora con la luna nueva.

¿Cuándo prescribimos Silicea?

  • si existen afecciones crónicas a nivel de oídos y garganta,
  • si existen afecciones digestivas en la infancia,
  • si se toleran mal las vacunas,
  • en la infancia, cuando haya trastornos en la asimilación de alimentos,
  • si existe un agotamiento por sobrecarga intelectual,
  • si existe una abundante sudoración en la cabeza y pies maloliente, uñas quebradizas o supuraciones en la piel y mucosas,
  • falta de reacción general frente a una agresión física o psíquica.

Principales indicaciones clínicas

  • En otorrinolaringología: rinitis, sinusitis, otorreas.
  • Estado general: silicea trata la timidez, el agotamiento físico e intelectual, sueño agitado o sonambulismo
  • Supuraciones crónicas: es el bisturí homeopático. Se prescribe en forúnculos, acné, supuración dental,orzuelos, rinofaringitis, bronquitis.
  • Crecimiento y mineralización: es muy eficaz en el raquitismo, fracturas oseas, osteoporosis y en la lactancia.

Visite nuestra sección “Los 25 policrestos de la homeopatía”

Foto: tululli, „Noah“ Some rights reserved. www.piqs.de



Publicado en: Homeopatía, Policrestos

Leave a Reply

Be the First to Comment!

wpDiscuz