Setas o hongos medicinales: ¿venenosas o saludables?

hongos medicinales, setasLa micoterapia es una ciencia que se encarga del estudio de los hongos medicinales. Afortunadamente, la naturaleza no sólo nos ofrece setas venenosas, también nos brinda una serie de setas beneficiosas para tratar diversas enfermedades.

Las hongos medicinales tienen un valor nutritivo elevado, pues poseen aminoácidos esenciales, proteínas y minerales.

Pero lo que les confiere sus propiedades farmacológicas es su alto contenido en polisacáridos hidrosolubles, entre ellos destacan los beta-glucano.

Los polisacáridos que contienen las setas medicinales son capaces de aumentar las defensas del organismo  para combatir diversas enfermedades.

La base de las propiedades para curar o prevenir enfermedades de todos los hongos medicinales es la misma. Todos tienen en común una molécula llamada polisacáridos.

Los polisacáridos son azúcares complejos que actúan sobre el sistema de defensa del organismo aumentando la respuesta celular, aumentando el número de leucocitos y la eficacia de ellos.

Los polisacáridos son los principales componentes de las setas medicinales. Las propiedades beneficiosas de los polisacáridos  se aplican en cáncer, en enfermedades cardiovasculares, en el SIDA, en alteraciones provocadas por radicales libres y alteraciones del hígado. En Japón se utiliza el Coryolus como tratamiento en quimioterápia anticancerosa.

Los polisacaridos

Los polisacáridos son hidratos de carbono complejos que forman parte de la estructura de los hongos y les dan propiedades muy beneficiosas para prevenir o curar enfermedades.

Los polisacáridos que contienen los hongos medicinales son capaces de estimular el sistema de defensa del organismo aumentando el número de leucocitos y la actividad de éstos.

Los polisacáridos más importantes presentes en las setas medicinales son: los beta-D-glucanos y el lentinan.

Los beta-glucanos

Son azúcares complejos que actúan como inmunomoduladores, activando el sistema de defensa si está debilitado o suprimiendolo si hay una hiperactividad que resulta nociva para el organismo.

Se puede por ello, administrar a pacientes con enfermedades autoinmunes o en cáncer y SIDA. Los Beta-glucanos actúan como preventivos ante enfermedades víricas, bacterianas y parasitarias.

Los beta-glucanos aumentan su absorción a nivel intestinal si se administran conjuntamente con vitamina C.

Los lentinan

El lentinan se encuentra en gran proporción en el Shiitake. El lentinan se utiliza en medicina oriental por su acción anticancerígena.

El lentinan es capaz de modular la acción de unas partículas potenciadoras del sistema inmune puesto que acelera la acción de las células efectoras del sistema inmune y aumenta la eficacia de dichas células.

Existen otras fracciones activas diferentes a polisacáridos. Por ejemplo en el hongo Reishi, hay una parte lipídica o grasa (triterpenos), una parte proteica y otra polisacárida, que son fracciones activas.

En el caso del Reishi, los triterpenos que pertenecen a la fracción grasa, le dan propiedades antihistamínicas, antiinflamatorias y hepatoprotectoras, de ahí que sea potencialmente efectivo en el tratamiento de alergias. La fracción de beta-glucanos, sin embargo, es la responsable de modular la respuesta inmunológica.

En base a esto, se deduce, que consumiendo dichos hongos como preparado alimenticio, no implica necesariamente que nos va a aportar todas las ventajas terapéuticas. Lo que determina que un producto a base de hongos medicinales, sea bueno para tratar una dolencia u otra, es el tipo de extracto utilizado y la proporción de las diferentes fracciones activas que haya dentro del preparado.

Foto: Oneflash, „Ein Männlein steht im Walde…“ piqs.de Información sacada de dossieres de investigación del  laboratorio Solaray y del artículo de investigación publicado con el nombre ” Medical mushrooms, more  than a food Part II” ,Michele Picozzi.



Publicado en: Medicina natural

Leave a Reply

Be the First to Comment!

wpDiscuz