Hipertensión: remedios naturales para la tensión arterial alta

salz

La tensión arterial alta o hipertensión es uno de los primeros síntomas de riesgo cardiovascular pero eso no significa que haya que estar condenado a la toma de una pastilla diaria de por vida.

Ciertamente, el número de recetas para reducir la hipertensión va superándose año tras año y la prescripción de diuréticos, beta-bloqueantes y antagonistas del calcio aumentan pero… ¡puedes hacer algo por controlar tu tensión!

¿QUÉ ES LA HIPERTENSIÓN Y QUÉ COMPORTA?

La tensión arterial es la fuerza que la sangre bombeada por el corazón ejerce sobre las arterias a través del cuerpo.

Se mide en milímetros de mercurio (o mm Hg) y los valores normales suelen encontrarse entre los 130 de presión máxima y 85 para la mínima (aunque puede variar según la persona, edad y características).

Así pues, cuando estas cifras se ven superadas podemos hablar de que existe hipertensión o la presión alta.

El control de la hipertensión es muy importante debido a que la misma no presenta síntomas pero sí representa un aumento importante en el riesgo cardiovascular, exponiéndonos a sufrir ataques cardíacos o accidentes cerebrovasculares.

Esta hipertensión puede ser primaria o esencial (cuando obedece a un componente hereditario y además existen factores agravantes como el sobrepeso y la ingesta de alcohol, sedentarismo, tabaquismo y etc) o secundaria (cuando es consecuencia de una enfermedad previa o del uso de ciertos medicamentos).

¿PUEDEN AYUDARME LOS REMEDIOS NATURALES?

La primera medida que tendrías que tener en cuenta se relaciona con tus hábitos de vida. Sería oportuno que tuvieras en casa un tensiómetro (aparato que permite medir los niveles de tensión en casa) para así poder analizar los niveles diarios y comprobar cuanto te afecta tu estilo de vida para poder cambiar hábitos poco saludables e incluso anticiparte a las subidas.

Una hora de ejercicio cardiovascular al día (una caminata, por ejemplo) y una dieta baja en sodio (sal) y rica en fibra, agua, magnesio y potasio pueden ayudarte a regular la tensión arterial. Además, quizás te interese tomar nota de los siguientes remedios pues por sí solos no pueden reducir la tensión arterial pero sí ayudan a su control y sin sufrir molestos efectos secundarios:

  • El ajo y la cebolla crudos son hipotensores y mantienen el sistema circulatorio limpio de placas de ateroma (lesiones focales en las arterias).
  • Las infusiones o el extracto de Espino Blanco son estimulantes de la circulación de la sangre debido a la acción de sus principios activos flavonoides (vitexina, hiperósido y quercetina). Se considera un buen regulador tanto de la hipertensión como de la hipotensión pero deben tomarlo con precaución los alérgicos a las rosáceas y los diagnosticados con tratamiento puesto que puede intensificar el efecto del mismo. Además de dilatar las arterias más importantes también posee propiedades cardiotónicas ayudando al corazón a bombear la sangre con más fuerza.
  • La ingesta de un plátano aporta fibra y 500 mg de potasio, lo cual ayuda a reducir el estrés y a mantener los niveles correctos de tensión arterial.
  • La nuez moscada es una especia que puede usarse de condimento para suplir la sal, ¡además de aportarle sabor a nuestra dieta ayuda a reducir temporalmente la tensión arterial alta! De la misma forma, tiene la capacidad de flexibilizar las paredes arteriales, la dilatación de las cuales favorece el flujo sanguíneo disminuyendo la tensión y aligerando los dolores de cabeza que puede producir.
  • Incorporar la piña en la dieta también favorecerá el control de la tensión arterial puesto que una taza de esta fruta lleva 1 mg de sodio y 195 mg de potasio que, como ya hemos dicho, regula la tensión.
  • Las Flores de Bach también son útiles contra la hipertensión, la mejor combinación reune Chicory, Impatiens, Vervain y Vine.

raquel-2015-175-1
Raquel Cabalga – Autora, Naturópata y Coach
Internet: Raquel Cabalga

 

Foto: Ekkehard Streit.



Leave a Reply

Be the First to Comment!

wpDiscuz