Plantas medicinales contra el insomnio

Insomnio. Aproximadamente una de cada tres personas lo sufreAproximadamente una de cada tres personas sufre temporalmente o permanentemente insomnio. Es decir, tienen problemas a la hora de dormir.

No es un fenómeno de unos pocos sino algo que afecta a una gran parte de la sociedad. Y el insomnio es un asunto serio porque afecta la salud y la calidad de vida de las personas que sufren este problema.

Por esta razón mucha gente usa medicamentos para dormir, que tienen efectos secundarios negativos: Pueden bajar la potencia productiva en las cosas del día a día (trabajo, casa…) y muchos de estos medicamentos tienen un alto peligro de adición.

Menos mal que hay varios remedios naturales muy eficaces con los cuales se pueden combatir el insomnio.

No son adictivos y muchas veces tienen mejor efectividad que los medicamentos convencionales, porque facilitan la llamado fase REM (Rapid Eye Movement) en la que soñamos y caemos en un sueño regenerativo.

Valeriana contra el insomnio

El somnífero natural más popular sin duda es la valeriana. En pequeñas dosis, la valeriana es eficaz contra el nerviosismo y nos relaja e incluso mejora la concentración.

A dosis más altas los lignanos que la valeriana contiene, substituyen la  adenosina endógena y provocan así cansancio.

La mejor forma farmacéutica son grageas que se pueden comprar en cualquier farmacia sin necesidad de una receta.

Lavanda contra el insomnio

Si inquietud y nerviosismo son la causa de no poder dormirse, puede ayudar la lavanda. Unas pocas gotas de aceite de lavanda en una lámpara de aroma calman y relajan. Más eficaz para quedarse dormido es una infusión de lavanda.

Melisa contra el insomnio

Asimismo muy relajante es la melisa, que está presente en varios productos naturales. Se encuentra en muchas cocinas, en España se prepara su propia “Agua del Carmen”, en países como Alemania se puede comprar un licor llamado Klosterfrau Melissengeist.

Es uno de los medicamentos más antiguos del país germano y fue un invento de la monja Maria Clementine Martin que fundó en el año 1826 en Colonia su empresa para distribuir este licor.

Pero no hace falta beberse esta bebida alcohólica para poder aprovecharse del poder de la melisa: Un té relajante se consigue si se pone una cuchara con hojas de melisa en una taza, añade agua hirviendo y deja reposar unos cinco minutos.

Lee la serie completo “Los psicofármacos de la homeopatía

Foto: aboutpixel.de / Schnarchnase © bastografie



Leave a Reply

Be the First to Comment!

wpDiscuz