Remedio homeopático en patologías de la piel

patologías de la pielEl tratamiento de las diferentes enfermedades de la piel como herpes, acné, cicatrices, quemaduras, psoriasis, etc, es uno de los grandes éxitos de la homeopatía. La homeopatía no sólo utiliza la aplicación local de las pomadas, sino que va más allá. La homeopatía trata de buscar el origen de la enfermedad de la piel en el interior de la persona, buscando la causa que produce la alteración en la piel.

La noción de enfermedad cutánea, alteración morfológica de la piel, no puede definirse sin la concepción del hombre total. Es un mal que debe abordarse desde el interior.

Hahnemann dijo a propósito de las dermatosis:

“Se da a estas enfermedades el epíteto de locales, porque se las cree afecciones exclusivamente fijadas en las partes exteriores, a las cuales el organismo forma o no parte, como si ignorase su existencia. Sin embargo , es necesaria una mínima reflexión para concebir que un mal externo que no ha sido ocasionado por una grave violencia ejercida de afuera, no puede nacer ni persistir sin una causa interna, sin la cooperación del organismo entero, sin por consecuencia, pensar que este último no esté enfermo. No podría manifestarse si la salud general no estuviera alterada, si la fuerza vital dominante, si todas las partes sensibles e irritables, si todos los órganos vivos del cuerpo, no tomasen en esto parte”.

Es necesario, imprescindible y obligatorio, que para la buena prescripción del remedio homeopático, se conozca perfectamente y con todo detalle la Materia Médica. Aquí aparecen detallados todos los remedios que han sido experimentados, describiéndose con exactitud e1 efecto toxicológico lesional cuando se suministro a un hombre sano, lo que llamamos patogénesis, y donde aparece, en casi todos ellos, afectación en la piel.

Pocos homeópatas se han atrevido a escribir manuales o libros sobre la piel y homeopatía. Kure fue el primero y más recientemente Godechot, Denis, Houmard, Tetau, Broussalian, Popowski. Y han sido los que han dado una orientación del remedio homeopático más frecuente en las patologías de la piel, con nombres (psoriasis, acné, urticaria…), es decir, centrándose solamente en la lesión dermatológica.

En los años 1994 y 1996 hice unos cuadernos sobre las patologías más frecuentes de la piel para estos Cursos de Verano, y este año voy a dar una orientación distinta, dando valor a unos veinte remedios homeopáticos que abarcan prácticamente el 90% de estas patologías.

Si la mayoría de los pacientes acuden al médico con trastornos de tipo: alergia, dolor reumatismal…, es el reflejo de una medicina cada vez más analítica en su observación que conducen a nociones más esquemáticas y que lleva a los pacientes y a los médicos a buscar el trastorno de un órgano y el esquema terapéutico correspondiente.

En la Homeopatía el tratamiento es global, y aunque el paciente si viene por un acné, una alergia un dolor reumatismal…, pero el médico homeópata, además de semiología clásica y pruebas de diagnóstico clásicas, si son necesarias, es la semiología homeopática lo que la hace diferente,’y estudia al organismo, sus signos, y la reacción del enfermo ante su enfermedad. Maurlac nos ha dicho: “el misterio del individuo no está en tal o tal órgano, está en la coordinación de todas las funciones en vista de la vida de un ser que no es parecido a ningún otro”.

Y es en las patologías de la piel donde el médico homeópata debe recoger más datos, saber su morfología (mácula, pápula vesícula…), pero saber también sus sensaciones (ardor] prurito, escozor…), pero también sus modalidades (agravación y mejoría con)… etc.

Tratamiento homeopático

Para permitir la descripción correcta de los cuadros cutáneos se han clasificado una serie de lesiones elementales, su morfología. El conocimiento es fundamental no sólo para la práctica clínica sino para poder entenderse en la compleja nomenclatura de las enfermedades de la piel.

El esquema evolutivo clásico de las afecciones agudo-crónicas corresponde a una sucesión de remedios homeopáticos.

Lesión eritematosa

Enrojecimiento de la piel, consecuencia de la permeabilidad capilar sin descamación. Este estado congestivo se acompaña de prurito y dolor ardiente.

Urticaria:

Lesión eritemo-escamosa

Lesiones de la piel cuyas características son el enrojecimiento y la descamación.

Psoriasis:

Lesiones vesiculosas

Elevación acuminada  de la epidermis por una colección líquida (serosidad) rodeado de un eritema.

Eccemas, herpes, zona:

Lesiones supurativas – pustulosas

Contenido purulento (pus), es decir, polinucleares.

Foliculitis, forúnculos, ántrax, acné:

Lesiones supurativas – pustulosas-costrosas

Se forma por el resecamiento del exudado de la vesícula o de la pústula.

Eccemas, impetigos:

Lesiones fisuradas

Fisura de la piel seca o pustulosa.

  • GRAPHYTES
  • ANTIMONIUM CRUDUM
  • NITRICUM ACIDUM
  • PETROLEUM

Lesiones ulceradas

Erosión de la piel con supuración.

  • ARSENICUM ÁLBUM
  • LACHESIS
  • NITRICUM ACIDUM
  • MERCURIUS SOLUBILIS
  • FLUORICUM ACIDUM
  • KALIUM BICHROMICUM

Lesiones verrucosas

Neoformaciones de la piel y mucosas debidas a un virus específico del grupo papavirus. La verruga es una expresión de un trastorno profundo de todo el organismo.

Remedios de fondo de la piel

Texto: Procan21  Creative Commons License Foto: Public Domain CC0



Publicado en: Homeopatía

Leave a Reply

Be the First to Comment!

wpDiscuz