Limpieza natural para el hogar

limpieza hogar

Hay varias opciones naturales que existen para que la limpieza del hogar se convierta en otro hábito que beneficie la salud.

Quizás nunca te hayas planteado un cambio de hábitos en este aspecto pero, de bien seguro, te interesará leer la siguiente información:

¿SABÍAS QUE…?

  • Los productos de limpieza que usamos a diario para limpiar en casa son tóxicos para nuestro organismo y contaminantes del medio ambiente: detergentes de todo tipo, abrillantadores, desinfectantes, amoniacos, ambientadores, sosa cáustica, cloro, salfuman…
  • A mayor tiempo de exposición a estos productos mientras los utilizamos, riesgo de: reacciones alérgicas, dolores de cabeza, mareos, dificultad respiratoria, irritación en los ojos, la piel y la garganta, etc.
  • Cuanto más usamos dichos productos más residuos llegan a las aguas que luego reciclamos y que, además, alimentan a nuestras plantas y animales.
  • El uso de detergentes con acción bactericida, como los que contienen triclosán, contribuyen a que surjan bacterias resistentes a los tratamientos farmacológicos.
  • Las personas que viven en el campo, con mayor exposición al polvo y a los gérmenes, tienen menor probabilidad de desarrollar asma o alergias.
  • La limpieza frecuente con productos químicos repercute sobre la identificación de los olores y la calidad del aire.

Afortunadamente, disponemos de opciones sanas y ecológicas para llevar a cabo la limpieza del hogar, de forma efectiva y sin efectos secundarios en ninguna esfera.

¡TOMA NOTA!

  • Como limpiador universal: se mezcla agua, vinagre, bicarbonato y zumo de limón (un excelente desinfectante, desincrustante, y antigrasa que se convierte en antiséptico si se mezcla con bergamota, clavo, enebro o tomillo).
  • Para sustituir la lejía: usaremos el vinagre blanco (desinfectante, abrillantador, antióxido, ambientador y descalcificante) o el bórax (alternativa natural a la lejía, los quitamanchas, descalcificadores, limpiadores y desinfectantes).
  • Para el lavavajillas: disolvemos 50 gramos de jabón duro rallado en 1 litro de agua y añadimos 50 mililitros de vinagre de vino blanco y 5 gotas de aceite esencial de limón hasta que quede una mezcla homogénea.
  • Para el inodoro, los azulejos y el lavabo: usamos vinagre de vino blanco sin diluir, directamente, dejándolo actuar unos minutos y aclarando con agua abundante. El romero también tiene un gran poder desinfectante, ideal para el baño en su versión líquida una vez cocido.
  • Para sustituir la naftalina: usamos bolas de algodón impregnadas en aceite esencial de lavanda, romero, cedro, mejorana o abrótano. No solo perfumarán los armarios sino que también te podrás despedir de las polillas.
  • Para sustituir el ambientador: las flores, las hierbas aromáticas, los inciensos de calidad y los jabones naturales ayudan a dar un aroma saludable a nuestro hogar y a eliminar olores desagradables. También pueden hervirse unas rodajas de limón con una pizca de clavo o unas hojas de eucalipto, en una olla a fuego lento, para que emane un aroma fresco y agradable en la casa.
  • Como descalcificante de electrodomésticos y abrillantador de grifería: usamos vinagre de vino blanco puro y lo dejamos actuar unos minutos.
  • Para limpiar plata o metales: un paño húmedo y caliente con una pizca de bicarbonato o, en su defecto, una gamuza y crémor tartárico.
  • Como detergente para la ropa: mezclar 50 gramos de jabón duro rallado en 1 litro de agua hirviendo, dejar disolver y agregar 3 gotas de aceite esencial que nos guste. Una vez haya enfriado la mezcla ya la podremos usar en la lavadora, usando unos 50 gramos por lavado.
  • Como suavizante para la ropa: 1/4 de taza de bicarbonato suaviza la ropa y elimina la suciedad en profundidad.
  • Para lavar ropa delicada a mano: utilizamos una mezcla de agua, jabón duro rallado y bórax.
  • En la limpieza de los muebles: cera natural con dos partes de aceite de oliva o aceite de linaza y una parte de vinagre. También es útil el vinagre diluido en agua.
  • Para los cristales: alcohol de quemar y papel de periódico (¡así lo reciclamos!).
  • En lugar de estropajos: los tallos de la cola de caballo son muy útiles en la limpieza pues están recubiertos de cristales de sílice.
  • Para desatascar tuberías: mezclamos 1/2 taza de vinagre y 1/2 taza de bicarbonato y, tras echarla por el desagüe también verteremos 2 tazas de agua hirviendo.
  • Para eliminar el olor a tabaco: pulverizar vinagre sin miedo pues elimina el olor a tabaco y, el de vinagre, se disipa al secarse.
  • Para la eliminación de olores de orina animal en tresillos, alfombras y suelos de madera: mezclaremos 1 taza de agua, 1/2 de vinagre y 1/2 de bicarbonato, dejaremos actuar la mezcla y enjuagaremos bien con agua varias veces.

Si no te convence la idea y quieres seguir usando detergentes convencionales para la limpieza, opta por aquellos que no sean bactericidas, que no contengan fosfatos y que sean biodegradables. Y ya sabes, ¡usa únicamente la cantidad que sea indispensable!

Si sabes de otros métodos de limpieza natural y saludable…

¡No lo dudes, comenta aquí abajo!

raquel-2015-175-1
Raquel Cabalga – Autora, Naturópata y Coach
Internet: Raquel Cabalga

 

Foto: apographon_de



Publicado en: Medicina natural

Leave a Reply

Be the First to Comment!

wpDiscuz