Calienta el sol: remedios para la insolación y golpe de calor

Remedios homeopáticos para tratar la insolación

La insolación se conoce también como golpe de calor o agotamiento por calor. Cuando calienta el sol y cogemos una insolación, el remedio homeopático, belladona 9 ch, es de gran ayuda.

Una exposición al sol prolongada puede alterar el mecanismo por el cual el organismo controla la temperatura del cuerpo.

Tras esta alteración aparecen los síntomas de la insolación pudiendo el cuerpo alcanzar temperaturas hasta de 45 grados.

Tras un exceso de calor pueden aparecer síntomas como dolor de cabeza, problemas de visión, aturdimiento, vértigos, fatiga y calambres musculares.

También pueden aparecer náuseas y vómitos, fiebre y deshidratación.

El paciente tiene sed intensa, calor debido a la fiebre, sudor profuso porque está deshidratado y en el caso extremo puede aparecer confusión mental, convulsiones y pérdida del conocimiento.

Si la insolación se acompaña de fiebre y dolor de cabeza, vaya rápidamente al médico.

Lo primero que haremos en caso de insolación es beber, tomar bebidas frescas y  agua de mar isotónica o suero oral para rehidratar y reponer electrolitos.  Envolver al paciente con ropa húmeda y fresca, para bajar la temperatura.

Remedios homeopáticos para tratar la insolación

Apis 5 ch para la insolación: tomar cinco gránulos cada hora. El paciente no tiene sed y siente un calor intenso.

Aconitum 15 ch para la insolación: tomar cinco gránulos cada media hora. El paciente no suda, tiene la cara roja y está ansioso. Si no suda nos encontramos ante un caso de insolación con deshidratación.

Belladona 9ch para la insolación: tomar cinco gránulos cada hora. El paciente tiene dolor de cabeza, fiebre, vómitos y sudoración.

Gelsemium sempervirens 15 ch para la insolación: tomar cinco gránulos cada media hora. El paciente tiene la cara roja y cubierta de sudor, fiebre con cefaleas, alteraciones visuales y sensación de embrutecimiento.

Glonoinum 9ch y Opium 9ch para la insolación

La posología adecuada es de cinco gránulos de cada uno de estos remedios, alternándolos cada cinco o quince minutos.

Glonoinum para la insolación se da en cuando el paciente tiene la cara roja , congestionada, tiene  palpitaciones, dolor de cabeza , taquicardia  y su tensión arterial es elevada.

El Opium es un buen remedio para la insolación cuando el paciente tiene sudores calientes, somnolencia, respiración lenta y alteración de la conciencia.

En cualquiera de los casos, a medida que mejoran los síntomas vamos espaciando la dosis.

Foto: Public Domain (CC0)



Publicado en: Homeopatía

Leave a Reply

Be the First to Comment!

wpDiscuz