Ignatia amara, una planta especial para la mujer

La Ignatia amara es el haba de San Ignacio. Contiene estricnina, remedio que actúa sobre el sistema nervioso central.

La Ignatia amara se prescribe en estados depresivos, trastornos en el cuerpo debidos a un shock emocional y cuando hay cambios de humor frecuentes.

Por ello, es una planta especial en la menstruación y la menopausia. La Ignatia amara en estos casos trata los síntomas emocionales como la depresión, tristeza, llanto, cambios de humor o bajada de ánimos…

La Ignatia amara o el haba de San Ignacio es un árbol originario de India, China y Filipinas. Es un buen remedio homeopático para mujeres. Ignatia suele estar indicado preferentemente en mujeres, morenas de ojos azules, pero no exclusivamente.

Es una mujer o persona sensible, inteligente, romántica y con tendencia a la histeria. Ignatia amara bosteza y suspira porque tiene dificultad de expresar sus emociones.

Es cualquier persona hipersensible, normalmente alegre que con el estrés o las contrariedades se vuelve triste y melancólica. Se vuelve introvertida, para rumiar mejor sus pensamientos y sus penas. Ignatia llora con facilidad, tiene un humor cambiante, pasa fácilmente de la risa al llanto. Es una mujer que olvida fácilmente sus penas con la distracción.

¿Cómo reconocer a Ignatia amara?

Es una mujer morena y de ojos azules. Pero también, Ignatia amara es una persona hipersensible ante cualquier situación que provoque una emoción fuerte ya sea alegría o tristeza. Tiene una sensación de “bola en la garganta”, opresión al respirar. Ignatia tiene necesidad de suspirar.

Tiene un humor cambiante, irritabilidad con tendencia a la contradicción. Le molestan los olores, especialmente los del tabaco y café. En sus migrañas el dolor es como si tuviera “un clavo”. Tiene dolores erráticos y sensación de vacío en el estómago.

En equilibrio es por lo general una mujer emotiva o un niño o un hombre de carácter jovial. Se emociona rápidamente, conmocionada, pasa de la risa al llanto con facilidad, da profundos suspiros y bosteza. Cambia constantemente de humor y es muy sensible a su entorno.

En desequilibrio se queja de espasmos, de dolores que aparecen y desaparecen bruscamente, de migrañas. Se desmaya a menudo y de forma espectacular. Pero sabe como caer, no se hará daño. Intenta pensar en otras cosas, pero puede volverse introvertida y dar vueltas a su tristeza.

¿Qué le gusta y qué le disgusta a Ignatia amara?

Mejora todos sus problemas con la distracción, ir de compras, ir al cine… El calor también mejora todos los síntomas. Empeora hacia las 11 de la mañana, con las emociones, con el consuelo y con los olores fuertes: tabaco, perfumes, café…

Es una persona paradójica, por ejemplo, es capaz de reír en un funeral, sus hemorroides mejoran con la defecación, el exceso de café le da sueño…

¿Cuando prescribimos Ignatia amara?

Se prescribe Ignatia amara para tratar las consecuencias de un shock afectivo o de una pena. Hay que pensar en Ignatia: en situaciones de miedo o espanto, en una contrariedad que soporta mal, en vejaciones y cóleras reprimidas, indignaciones contenidas y reprimidas, en los accidentes, las penas, el luto, las decepciones amorosas y el miedo por anticipación.

¿Que sensaciones tiene Ignatia amara?

Tiene una hipersensibilidad al dolor y también al olor. Le molesta especialmente el olor a tabaco, excepto si fuma. Tiene la impresión de debilidad general, de vacío en el estómago hacia las 11 de la mañana. Tiene impresión de “bola en el estómago” y de opresión respiratoria. Sufre de migrañas y dolores repentinos, fugaces, erráticos, puntiformes.

Principales indicaciones clínicas

Es una persona hipersensible, “destrozada”, “desgarrada”. Ignatia la damos después de emociones fuertes, de contrariedades y de penas.

Se prescribe en patologías que se repiten, sobre todo después de condiciones de estrés. Nos ayuda en todos los síntomas espasmódicos, cambiantes, paradójicos o que sugieren una hiperemotividad.

Se prescribe en síndromes funcionales originados por una contrariedad, relacionada con el estrés o la vida social. Ignatia lo traduce con suspiros, taquicardias emocionales. Ignatia nos ayuda en momentos de ansiedad, de miedo por anticipación, síndromes depresivos reaccionales, mal de amores.

También cura patologías relacionadas con el estrés, como migraña, espasmos después de una contrariedad, contracturas musculares.

Es una planta especial para la mujer. Ignatia es muy eficaz para tratar los problemas de la menstruación y la menopausia.

Trata los síntomas emocionales, la mayoría de las veces causados por alteraciones hormonales. Trata en estos casos la depresión, mejora el estado de ánimo, el humor y evita el llanto fácil.

Visite nuestra sección: “Los 36 semipolicrestos de la homeopatía”

Foto: H. Zell, CC.



Leave a Reply

Be the First to Comment!

wpDiscuz