Homeopatía para la ansiedad durante el embarazo

embarazo ansiedad

Es inevitable que la inestabilidad económica y laboral con la que vivimos actualmente acabe afectando, de una u otra forma, a nuestra salud. Cada vez es más habitual que hablando con familiares, amigos o conocidos, la ansiedad, el estrés o el insomnio estén a la orden del día en los temas de conversación.

El miedo a los cierres de empresa, la presión de hacer más horas y tareas por el mismo precio, la preocupación por la ausencia de garantía a la hora de conservar el puesto de trabajo, ya que hay muchas personas a la cola dispuestas a desarrollarlo… todas ellas se convierten en situaciones de estrés que nos acompañan diariamente.

Si además le añadimos un embarazo en el caso de las mujeres, la situación se complica. Esto se debe a que no es extraño que en alguna ocasión se haya conocido como la necesidad de coger una baja por motivos de salud tanto para la madre o el feto, así como la correspondiente baja por maternidad, haya desembocado en un fin de la relación laboral por decisión de la empresa.

Además, las embarazadas también sufren otro tipo de trastornos nerviosos fruto de su estado como estrés, ansiedad, cambios de humor, trastornos del sueño, cansancio… los cuáles además no pueden tratarse con medicina habitual porque podría suponer un riesgo para la gestación. Por eso, en estos casos, la homeopatía es una buena forma de intentar ayudar a la madre sin comprometer al bebé en camino.

Estrés durante el embarazo

El motivo no es otro que la ausencia de contraindicaciones en este tipo de tratamiento caracterizado por la suavidad de su acción ya que no causa ningún tipo de efecto adverso como reacciones fotosensibles, alteraciones gastrointestinales, reducción de la libido… así como tampoco genera dependencia ni efecto rebote.

La homeopatía confía en la capacidad de nuestro cuerpo para reaccionar gracias a una ayuda que potencia nuestra salud sin posibilidad de respuestas negativas ni la necesidad de introducir agentes externos agresivos en nuestro organismo. De ahí, que sea un método recomendado para algunas de las alteraciones físicas y mentales del embarazo.

Durante los meses de gestación es habitual preocuparse por su correcta evolución, así como la inseguridad antes las molestias y cambios físicos sufridos durante ese periodo. Si a esto le sumamos el miedo a lo desconocido a la hora de afrontar el parto y el continuo deseo de que todo se desenvuelva sin problemas, es inevitable que la tensión y el nerviosismo se acumulen, dando lugar a ansiedad, estrés y cambios de humor –aparte de los generados por los continuos cambios hormonales -.

También es habitual que el sueño se altere, produciendo interrupciones y despertares nocturnos, ya sea fruto de una mayor hiperactividad o del miedo y la ansiedad que acabamos de comentar. De esta forma, no es de extrañar que las futuras mamás se encuentren más cansadas y débiles de lo habitual. Un hecho que en ocasiones puede facilitar acatarramientos y resfriados que, dadas las circunstancias, no se pueden tratar con los métodos habituales.

Aplicaciones homeopáticas para ayudar en el embarazo

Por eso, los tratamientos homeopáticos se colocan como una buena opción para ayudarles. Éstos no sólo muestras resultados favorables en patologías de ansiedad y estrés como las nombradas, además de las habituales originadas por situaciones laborales, económicas y familiares o sociales, sino que también permite su combinación con otros tratamientos sin riesgo de interacciones entre uno y otro.

Tampoco afecta a la vida cotidiana, ya que carece de somnolencia residual ni influye en la coordinación, por lo que podemos mantener nuestra memoria y concentración intactas para el correcto desarrollo de nuestras tareas laborales o estudiantiles.

Todo ello podemos combinarlo con otras recomendaciones que nos ayuden a aliviar dichos síntomas de estrés y controlar la ansiedad, como actividades extra o ejercicios de relax. Por ejemplo, podemos reservarnos un mínimo de 30 minutos al día y salir a dar un paseo, o bien apuntarnos a clases de natación o algún tipo de actividad acuática o de relajación.

Por supuesto, las clases de preparación al parto son un indispensable para ambos casos, ya que incluyen técnicas de distensión y ejercicios prácticas a la vez que te proporcionan conocimientos de cara al nacimiento. Una alimentación equilibrada con alimentos ricos en litio y magnesio es el complemento ideal para combatir los periodos de estrés y angustia y apoyar los tratamientos basados en la homeopatía.

Tanto estos consejos como los tratamientos homeopáticos se pueden ampliar a la etapa post-parto y de lactancia, ya que la presión continúa. Ambos suponen también un reto para las parturientas, quienes desean ser capaz de llevar a cabo su tarea de crianza correctamente y ser una buena madre para el recién nacido.

No obstante, y como suele ser habitual en los asuntos relaciones con la salud, es fundamental la supervisión de un experto, por lo que no olvidéis acudir a la consulta de un médico homeópata y mantener al tanto a vuestro médico correspondiente.

Fuente: pequelia.es CC BY-NC 3.0 ES Foto:  baby bauch körper junge kinder erwartet weiblich , CC



Publicado en: Ansiedad, Mujeres

Leave a Reply

Be the First to Comment!

wpDiscuz