Fatiga: tratamiento con homeopatía

mude

La homeopatía trata la fatiga según el origen, físico o psíquico, las causas, los antecedentes de personales y hereditarios. La fatiga tanto física como psíquica es un síntoma que afecta a gran parte de la población.

Cada forma de manifestarse la fatiga, tiene un remedio homeopático que es más afín que otros.

Aproximadamente entre un 20% y un 30% de los españoles están fatigados. Angustia, ansiedad, hipersensibilidad al mundo exterior, cefaleas y depresión, afectan más a la mujer; mientras que la fatiga intelectual y los trastornos de carácter aparecen en el hombre.

Todas las capas están afectadas

Todas las capas socio-profesionales están afectadas sin encontrar una relación con la edad.

Este término debe ser precisado: indica esencialmente un estado de disminución momentánea de las fuerzas, un descenso temporal de la potencia muscular o de los recursos de energía nerviosa, provocada por el ejercicio, sea físico o mental.

Carácter temporal

Es precisamente este carácter temporal lo que diferencia a la fatiga de la laxitud y de la debilidad.

La Homeopatía puede mejorar y curar la fatiga, con unos medicamentos no tóxicos, elegidos en función de signos muy precisos y sin riesgo de dependencia.

Buscar el origen

La Homeopatía intenta actuar sobre las causas, buscar el origen de la fatiga.

Utiliza para ello unos medicamentos que van a modificar el “terreno” del enfermo (acción profunda y duradera, reguladora sobre el conjunto del organismo, y preventiva a la vez), elegidos sobre la totalidad de las características de la persona.

Sobre los trastornos físicos y biológicos del paciente, también sobre el aspecto morfológico y comportamental, sus antecedentes personales y hereditarios.

Existen toda una gama de términos para caracterizar la disminución de fuerzas.

Diferenciar

Estos términos deber ser diferenciados, pues corresponden, en Homeopatía, a medicamentos distintos.

Así, por ejemplo, las sales de potasio, los KAII, se dirigen a los estados de laxitud.

Las sales de sodio, los NATRUM, se dirigen a los estados de depresión.

Los compuestos amoniacales, los AMONIUM, para los estados de desfallecimiento (con tendencia a los desmayos).

Las sales de calcio, los CALCAREA, en los estados de descalcificación.

Los ácidos, para la debilidad, etc.

Tratamiento específico

El tratamiento es específico e individual al enfermo. Sólo el médico puede conocer las indicaciones exactas de los numerosos medicamentos homeopáticos empleados en los diferentes estados de disminución de fuerzas físicas o nerviosas.

Para concluir este estudio bien incompleto y tratado de forma general, quiero resaltar que es necesario siempre ir de lo particular a lo general y tener en cuenta las modalidades de la fatiga en un contexto constitucional, temperamental y diatésico.

Esto que caracteriza y diferencia a la Homeopatía, una medicina global que trata a la vez la enfermedad y el enfermo, aportando soluciones eficaces, sin efectos indeseables, y desarrolla las potencialidades físicas y psíquicas, estimulando nuestras defensas naturales.

Texto: Procan21  Creative Commons LicenseFoto: Public Domain



Publicado en: Ansiedad, Homeopatía

Leave a Reply

Be the First to Comment!

wpDiscuz