Estrías, ¿cómo eliminarlas?

Estrías, ¿cómo eliminarlas?Las estrías son cicatrices que aparecen como resultado de la rotura de las fibras de menor elasticidad de la piel.

Por lo general se producen por herencia genética aunque también es común que aparezcan en la adolescencia por el rápido desarrollo del pecho, por un aumento repentino de peso, en el embarazo y sus cambios hormonales, en un desarrollo rápido de musculatura o como consecuencia de tener una piel muy seca.

El estriamiento de la piel no produce dolor aunque algunas veces puede ocasionar una leve sensación de ardor o pulsación. Las zonas que se ven más afectadas por las estrías son: el abdomen, los muslos, las nalgas, las caderas, el busto y los brazos.

Prevenir las estrías

Los dermatólogos aseguran que es posible prevenir las estrías si llevamos una dieta sana y equilibrada que nos permita mantener una piel saludable. No obstante, la hidratación de nuestro cuerpo mediante la ingesta abundante de líquidos (agua de mineralización débil preferentemente) y la humectación de la piel con emolientes ricos en vitamina A y E nos ayudarán a evitarlas.

Existen distintos tipos de estrías

  • De distensión: frecuentes en las personas obesas que siguen dietas muy estrictas de adelgazamiento y también en tratamientos con altas dosis de corticoides.
  • Atróficas: las padecen los deportistas que llevan a cabo entrenamientos muy duros.
  • De gravidez: aparecen tras el embarazo debido a la distensión de la piel del vientre y de los senos, son favorecidas por los cambios hormonales.

Si no has sabido prevenirlas o si ya las tienes en este momento, lo más importante es actuar cuanto antes para evitar que el problema se acentúe. En un principio, las marcas tienen un color rosado pero, con el tiempo se vuelven blanquecinas.

Actuando en el primer estadio de aparición de tus estrías todavía podrás poner remedio mediante peelings con ácido glicólico o retinoico, que tienen un alto poder para regenerar la piel. También existe una amplia gama de cosmética muy útil para favorecer el retroceso de las estrías pues se utilizan ingredientes muy nutritivos que fomentan la estimulación celular.

Cirugía estética

Cuando nuestras estrías ya son blancas la única solución que suelen ofrecernos reside en la cirugía estética: pueden eliminarse mediante láser (aumentando la producción de colágeno de la piel y activando la microcirculación para estimular la regeneración celular) o con dermoabrasión (eficaz porque “lija” la piel y elimina las capas dérmicas donde se encuentran las estrías, haciendo aflorar la piel renovada).

Tanto la cosmética convencional como la cirugía estética nos ofrecen mejoras o soluciones notables gracias a tratamientos químicos, invasivos o muy costosos económicamente. Por ello, es muy interesante conocer las alternativas naturales que poseemos en estos casos.

Fitoterapia y la Aromaterapia

La Fitoterapia y la Aromaterapia nos brindan su sabiduría para poder ganar la guerra a las estrías. Ciertamente, cuando el color de las mismas ya es blanquecino, debemos hacernos a la idea de que no vamos a perderlas de vista pero no es menos cierto que sí podemos atenuarlas.

Lo más adecuado sería un tratamiento oral con cápsulas de Aceite de Borraja para mejorar el estado de estrías que se encuentran en fase inicial, esto es, cuando son de color rosado. Este tratamiento no solo favorecería la eliminación o atenuación de estas estrías sino que, además, previene las arrugas, aportando suavidad y firmeza a la piel.

Asimismo, el masaje realizado utilizando una buena base es esencial para combatir las estrías pero, nuevamente, debemos determinar si lo que necesitamos es eliminar estrías de reciente aparición o atenuar estrías que ya no tienen solución.

En el primer caso, si las estrías son rosaditas deberíamos darnos dos masajes al día con Aceite de Rosa Mosqueta, a poder ser en su forma pura, sin conservantes ni antioxidantes, conservado al vacío.

Este aceite es muy nutritivo y cicatrizante, con un gran poder de regeneración celular mediante su riqueza en ácidos grasos esenciales. Con él no solo conseguirás poner freno a las estrías incipientes sino también eliminarlas y atenuar arrugas, cicatrices y otras marcas, como las producidas por el acné.

De otra forma, si lo que buscamos es atenuar esas estrías que ya son blancas y que tienen difícil solución, acudiremos a otro remedio. El masaje será igual de importante y la aplicación indicada la misma que en el caso anterior. Pero, esta vez, haremos una crema casera de Manteca de Karité con Aceite Esencial de Incienso.

Su elaboración es muy sencilla pues únicamente debemos derretir la manteca al baño maría y, cuando empiece a enfriarse, añadir el Aceite Esencial de Incienso y remover hasta conseguir una mezcla homogénea.

La Manteca de Karité tiene grandes propiedades antioxidantes que actúan dando una gran protección a la piel, suavizando e hidratando de forma tal que su poder de cicatrización actúa sobre las estrías ya formadas y previene que proliferen.

El Aceite Esencial de Incienso es purificador, antiinflamatorio y astringente y se puede usar contra las estrías aunque también reporta otros beneficios sobre la piel: es útil en la tonificación facial y la reducción visual de una piel envejecida y con arrugas.

Si en este momento no tienes estrías pero te interesaría poder utilizar también una crema natural de formulación vegetal con alto poder regenerante para cuidar tu piel, puedes utilizar el mismo procedimiento anterior derritiendo Manteca de Karité pero añadiendo, esta vez, Aceite de Rosa Mosqueta y Aceite Esencial de Lavanda.

raquel-2015-175-1
Raquel Cabalga – Autora, Naturópata y Coach
Internet: Raquel Cabalga

 

Foto: public domain



Publicado en: Medicina natural

Leave a Reply

Be the First to Comment!

wpDiscuz