Remedios contra el estrés y la ansiedad

estres, ansiedad, homeopatiaLa homeopatía es una alternativa no tóxica y sin efectos secundarios para tratar el estrés y la ansiedad.

Nuestra forma de vivir con la sensación de “no llegar a tiempo” a lo que queremos conseguir en el día a día nos produce estrés. Con el estrés estamos sometidos a obligaciones que pueden generar una enfermedad cuando la capacidad de adaptación a la situación actual se sobrepasa en exceso. El organismo se sobrecarga y empieza a no responder.

El estrés puede derivar en ansiedad, fatiga, alteraciones del sueño y del apetito, bajada de la libido o impresión de no sentirse en forma.

Un estrés crónico puede llevarnos a sufrir asma, úlcera gástrica, hipertensión y dolor de espalda. También pueden bajar las defensas del organismo desencadenando enfermedades autoinmunes, infecciones e incluso cáncer.

Tratamiento homeopático para la ansiedad

El tratamiento homeopático para el estrés y la ansiedad presenta límites, pero es eficaz y puede evitar la toma de ansiolíticos. Estrés y ansiedad van muchas veces de la mano. La eficacia del tratamiento dependerá de que se elija bien el medicamento de fondo.

Podemos elegir medicamentos de fácil utilización como Gelsenium para miedos por anticipación o la Ignatia para momentos de hiperexcitabilidad o bien productos comercializados como el L-72 o el Sedatif PC.

La ventaja de la homeopatía es que existe un dialogo o interrogatorio con el paciente y por tanto, permite tratar al paciente en su totalidad, tanto los síntomas físicos como psicológicos.

Medicamentos para tratar la ansiedad y el estrés

Lo más importante es elegir un tratamiento de fondo adecuado.

Existen diferentes remedios homeopáticos para tratar diferentes alteraciones funcionales. Estas alteraciones funcionales repercuten en el equilibrio nervioso.

Una determinada situación o evento puede repercutir de diferente forma en el individuo afectado. La homeopatía no tiene en cuenta el evento, sólo la reacción del individuo frente a dicho evento:

Pulsatilla: si el individuo se siente abandonado.

Lachesis: cuando el paciente tiene celos.

Silicea: determinada situación le produce al paciente debilidad.

Staphysagria: el paciente sufre de vejación e injusticia.

Natrum muriaticum: el paciente está disgustado o sufre una decepción sentimental.

Gelsemium sempervirens: el paciente tiene miedo anticipado, un ejemplo puede ser antes de un examen o una competición deportiva.  Al paciente le suelen temblar las piernas.

Arnica y Rhus toxicodendron: si existe un estrés físico.

Kalium phosphoricum: si existe un estrés mental.

Nux vomica: Insomnio relacionado con temas del trabajo. El paciente se despierta pensando en temas del trabajo.

Cofea tosta: mejora el insomnio en caso de estrés.

El estrés aumenta el consumo de muchos micronutrientes fundamentales para la salud. Para tratar el estrés es necesario aportar vitaminas del complejo B y vitamina C. También conviene aportar un complemento de oligoelementos como el manganeso, cobalto y litio.  Existen preparados a base de plantas con efecto relajante como el Lenicalm, Biomag  o Ansiprax que resultan muy efectivos.

Visita también nuestra sección sobre ansiedad

Foto: birgitH  / pixelio.de



Leave a Reply

Be the First to Comment!

wpDiscuz