Drenaje y homeopatía: ¿Porqué es importante depurar el organismo?

Drenaje y homeopatíaDepurar frecuentemente el organismo significa tener un cuerpo más sano. La depuración puede liberar toxinas del organismo humano.

La homeopatía ofrece métodos eficaces parar eliminar toxinas del cuerpo. Resumimos maneras para evitar acumular toxinas que provoquen enfermedades.

¿Acaso no te duchas todos los días para estar limpio? Pues haz un drenaje, al menos una vez al año (en primavera y/o otoño) para mantenerte sano. Depurar nuestro organismo una vez al año, es muy beneficioso para nuestra salud.

Para entender lo que es y porque el drenaje es importante, primero tenemos que pararnos ha pensar en nuestra alimentación. Y es que somos lo que comemos.

En poco tiempo nuestra alimentación ha cambiado tanto que estamos viendo como ya desde pequeños los niños son obesos y como aparecen enfermedades crónicas (colesterol, diabetes, fibromialgias…) en personas relativamente jóvenes, enfermedades que en épocas de nuestros abuelos aparecían por vejez.

Pues si! todas estas enfermedades tan prematuras aparecen por nuestra mala alimentación, por el estilo de vida  y la contaminación que tenemos en los países industrializados.

Bollería, harinas refinadas, grasas trans…

Comemos bollería, harinas refinadas, grasas trans, carnes con hormonas, pescados contaminados. Todo esto hace que se vayan acumulando en nuestro organismo una gran concentración de toxinas.

Las toxinas son sustancias no reconocidas como nutrientes para el organismo. Toda sustancia que no cumple una función biológica en el sistema interno es considerada como una toxina.

También es toxina la producción en exceso o por defecto de una determinada sustancia que cuando está en equilibrio en nuestro organismo realiza funciones biológicas.

Las toxinas pueden proceder del exterior (alimentación, bebida, respiración y piel por absorción pasiva o inyección) y se pueden crear en el interior (toxinas endógenas) como subproductos del metabolismo fisiológico (bilirrubina, creatina, ácido láctico, etc) o como metabolitos en condiciones metabólicas anormales (exceso de producción/degradación de neurotransmisores u hormonas, exceso de formación de radicales libres, etc).

Los compuestos químicos que constituyen la mayor parte de toxinas ambientales están difundidos por todo el mundo y lo  hacen a través del agua subterránea, aguas pluviales y vientos.

La bioacumulación de estos compuestos ocasionan enfermedades en los seres vivos y afectan sobre todo al sistema inmune, el sistema endocrino y el sistema neurológico.

Los efectos de las toxinas aparecen en una serie de enfermedades como asma, alergias, enfermedades autoinmunes, déficit cognitivo y obesidad.

Daño permanente

Las toxinas pueden causar disfunción temporal en el organismo, un daño permanente en caso de intoxicación crónica o la muerte en caso de intoxicación aguda.

Las toxinas entran en nuestro organismo se distribuyen a través de la sangre y linfa a los distintos órganos, uniéndose a transportadores proteicos y acumulándose en plasma o líquidos intersticiales si son toxinas hidrosolubles o en la grasa si son toxinas liposolubles.

El organismo tiene que metabolizar estas toxinas para poder eliminarlas. La mayor parte de matabolitos se producen en el hígado, y como la mayoría de las toxinas que entran en el  organismo son lipófilas, necesitan convertirse en hidrosolubles para su eliminación por la bilis y los riñones.

Las toxinas antes de ser eliminadas se metabolizan en el hígado a través de una serie de reacciones que se producen en la fase I y fase II. La toxina se metaboliza a toxina intermedia y ésta puede resultar más peligrosa que la toxina original. Tras estas dos fases, las toxinas están listas para eliminarse. Sin embargo, si la  llamada toxina intermedia no se degrada o la carga de toxinas es muy elevada, se produce una bioacumulación de la toxina.

Hígado

En este proceso de detoxificación que realiza el hígado y concretamente en la fase I o sistema enzimático P450, se generan radicales libres que pueden dañar el tejido si el organismo no tiene suficientes antioxidantes para combatir estos radicales libres. De ahí, la importancia de tomar antioxidantes.

Para que un organismo se mantenga en salud ha de tener capacidad de detoxificarse y de eliminar las toxinas. Las toxinas son transportadas a los órganos de eliminación (hígado, riñones, mucosas, saliva, sudor, leche, pelo y secreción de los órganos reproductores), pero si estos órganos presentan disfunción, sobrecarga o daño, no se pueden eliminar las toxinas.

Estas toxinas vuelven a entrar en el torrente sanguíneo y entran por difusión  en algún compartimento. Si este compartimento es de intercambio lento, es decir, la concentración de la toxina en el órgano es superior a la de la sangre se producirá en el organismo una acumulación de sustancias tóxicas.

La detoxificación y el drenaje se deben mantener el tiempo suficiente para que el sistema de intercambio lento tenga la posibilidad de eliminar todas las toxinas.

Tenemos nuestro organismo tan cargado de toxinas por nuestra mala alimentación, la contaminación, etc, que cada vez le cuesta más realizar los procesos de eliminación. El organismo, con este esfuerzo en la eliminación, sobreestimula el funcionamiento fisiológico con lo que se favorece el agotamiento y envejecimiento tisular natural.

Homeopatía, detoxificación y drenaje

¿Porqué necesitamos depurar, limpiar y eliminar? En homeopatía no se limpia se drena, se ayuda a los órganos a depurarse de las toxinas

Las toxinas pueden afectar al organismo aunque estén presentes en cantidades minúsculas durante muchos años.

La amplia distribución de las toxinas, nuestros hábitos de vida con la moderna malnutrición y toxicidad alimentaria, así como el incremento del estrés psicológico, todos necesitamos detoxificación y drenaje.

Una buena detoxificación abarca los siguientes objetivos:

Interrumpir el aporte externo de toxinas. Beber mucho líquido, eliminar el alcohol, inhalantes y otras toxinas.

Apoyar los órganos de detoxificación y drenaje.

Estimular la eliminación de toxinas

Sensibilizar al paciente para una nueva detoxificación.

Existen tres tipos de drenaje: específico, secuencial y general. Nos referiremos al drenaje general, que se suele utilizar en los pacientes con toxicidad leve a moderada.

Con esta detoxificación y drenaje general ayudamos al hígado, el intestino y los riñones, drenamos la matriz de toxinas y facilitamos la excreción.

Hay comercializados unos preparados que nos ayudan a realizar el drenaje con resultados excelentes. La homotoxicología, la homeospagyria o la homeopatía proponen métodos de drenaje general:

Homotoxicología

Nux vomica– homaccord: Compuesto que tiene tropismo por el hígado (Nux vomica, Lycopodium) y el intestino (Bryonia y colocynthis).

Berberis-Homaccord: Compuesto que tiene tropismo por los riñones (berberis), piel (berberis), hígado, vesícula biliar e intestino (Colocynthis y Veratrum).

Lymphomyosot: Es un drenante universal que no se utilizará en caso de toxicidad grave o si hay sobrecarga hepática y renal.

Los componentes tienen tropismo por el aparato respiratorio (Myosotis, Teucrium, Natrium sulfuricum, Nasturtium), el hígado e intestino (Fumaria, Geranium, Gentiana), aparato urinario (Sarsaparrilla, Equisetum), sistema linfático y matriz (Pinus silvestris, Scrophularia, Levothyroxine, Calcium phosphoricum, Juglans, Ferrum jodatum)

Se pueden tomar los tres juntos, 30 gotas de cada compuesto en 1,5l de agua. Los síntomas de la detoxificación y drenaje pueden variar de un paciente a otro. Normalmente se comienza por diuresis o pérdida de agua, aunque también puede haber diarrea leve o deposiciones sueltas, puede cambiar el color de la orina y de las heces.

Puede que la eliminación se produzca a través de la piel o pulmones, con lo que hay un aumento de sudor con olor o con taquipnea. Estos síntomas son signos de una fase excretora saludable.

Si los órganos de eliminación están sobrecargados de toxinas, están afectados por una enfermedad, etc, y no han sido preparados con el apoyo de detoxificación avanzado, el paciente puede presentar síntomas de bloqueo de la eliminación de toxinas. Los síntomas serán: cefalea intensa, nauseas y dolores musculares y articulares.

En el caso de bloqueo de las vías de eliminación podemos dar primero sólo Nux vomica-homaccord luego el Berberis- Homaccord seguido de Lymphomyosot. Luego se administran los tres juntos.

Homeospagyria

Se puede administrar mientras se realiza un tratamiento quimioterápico, después de haber acumulado gran cantidad de toxinas en el organismo, después de un tratamiento con medicamentos alopáticos, etc.

Podemos combinar: Nasulsar, Marbisan (drenaje general), Lynux (drenaje digestivo) y Berbarin (drenaje urinario).

En este caso el drenaje tiene una duración de tres semanas.

Homeopatía

Medicamentos: Nux Vomica 6CH, Berberis Vulgaris 6DH, Cardus Marianus 6DH.
Tomar tres gránulos de uno de ellos en cada comida. Sólo tres gránulos de cada uno de ellos al día es suficiente: 3 de nux por la mañana, 3 de berberis al mediodia y 3 de cardus por la noche.Lo haremos durante un mes por lo menos.

El drenaje es la base de cualquier tratamiento de una enfermedad, pues con frecuencia los resultados pueden depender del nivel de toxinas que posee el paciente.

Foto: Ordinary Guy O.G. / Creative Commons Attribution 2.0 License / Wikimedia.



Leave a Reply

Be the First to Comment!

wpDiscuz