La diferencia entre virus y bacterias

virus y bacterias

Los cambios de estación producen alteraciones bioquímicas importantes a nivel físico y emocional. Aunque en otoño este cambio puede ser más acusado (por las horas de sol que se ven mermadas), no es menos cierto que en la transición de todas las estaciones también se sufren estas alteraciones bioquímicas y se acentúan debido a las fluctuaciones en las temperaturas, que propician muchos procesos infecciosos.

Ante estos procesos infecciosos a menudo utilizamos los términos de “virus” o “bacteria” de forma indistinta pero cometemos un error haciéndolo puesto que son conceptos opuestos y, consecuentemente, deben ser atendidos de formas distintas también.

Te explicamos cómo distinguirlos:

¿Qué son los virus?

Los virus son agentes infecciosos que viven como parásitos en el interior de las células.

Así pues, solo pueden reproducirse dentro de las mismas, causando así enfermedades muy diversas como la gripe, el resfriado, la hepatitis, el sarampión…

A día de hoy hay más de 200 tipos de virus causantes del resfriado común y son las defensas de nuestro cuerpo las encargadas de combatirlos a diario.

Estos significa que no existe ningún tratamiento para curar gripes y resfriados: ¡los antibióticos no tienen ningún efecto sobre los virus!

Ciertamente, en la farmacia podemos encontrar muchos medicamentos para usar en caso de estar resfriados pero únicamente nos ayudarán a aliviar los síntomas (tales como la congestión nasal, la tos, el dolor de cabeza, la fiebre…) porque los resfriados y gripes se curan con reposo e hidratación, los medicamentos no son útiles (es más, los síntomas que padecemos derivan directamente de la batalla fisiológica que se está librando entre los virus y nuestras defensas).

¿Qué son las bacterias?

Las bacterias son seres vivos formados por una sola células que viven libremente en ambientes distintos como podrían ser el agua, los alimentos, las personas o las superficies que nos rodean (suelos, barandillas, etc).

Algunas bacterias son infecciosas (patógenas) pero otras son beneficiosas, como las que podemos encontrar en nuestros intestinos o la vagina.

Las bacterias patógenas pueden causar infecciones en diferentes zonas de nuestro organismo: infecciones respiratorias (faringitis, laringitis), gastrointestinales (diarrea), urinarias (cistitis) y se reproducen fácilmente con bastante rapidez pues únicamente requieren de unas condiciones de temperatura y humedad adecuadas.

En este caso, las infecciones derivadas de bacterias sí deben eliminarse con un tratamiento antibiótico pero este SIEMPRE debe ser prescrito por un facultativo médico (la automedicación disminuye la efectividad de los antibióticos en la persona que los toma y propicia el nacimiento de nuevas cepas de bacterias que crean resistencia a los tratamientos usados convencionalmente).

Ahora que ya conoces la diferencia entre virus y bacterias podrás hablar con mayor propiedad sobre el tema.

No obstante, quizás te interese seguir aprendiendo al respecto y leer más sobre cómo mejorar las defensas de forma natural.

raquel-2015-175-1
Raquel Cabalga – Autora, Naturópata y Coach
Internet: Raquel Cabalga

 

Foto: Chemierp.



Publicado en: Medicina natural

Leave a Reply

Be the First to Comment!

wpDiscuz