Deporte y Medicina Natural: combinación perfecta

deporte-medicina-natural

Cada vez son más las personas que dedican su tiempo de ocio a la práctica de algún deporte. La medicina natural puede ser de gran ayuda para el deportista.

Maratones, medias maratones, carreras de 10 kilómetros, triatlones, rutas con bicicleta por carretera o excursiones por la montaña, travesías a nado y una amplísima variedad de actividades deportivas, tienen  a día de hoy un auténtico auge.

Personas de todas las edades se apuntan a esta saludable moda, pero es recomendable adaptar el tipo de ejercicio a la condición física y la edad de cada persona.

La práctica intensiva del deporte “amateur”

Las personas mayores de 40-45 años, preferentemente las que se dedican a las carreras de fondo, están entre las que con más frecuencia sufren lesiones.

Diversas causas se combinan en estos casos para provocar los problemas. En primer lugar la edad que desgasta y envejece las articulaciones, dificultando el mantenimiento de la actividad al mismo ritmo que antes.

Otra causa puede ser el exceso de entrenamiento por una “semiprofesionalización” de la afición. Y en tercer lugar puede haber déficits de algunos nutrientes por el gran consumo y el desgaste de reservas que el deporte supone.

¿Cómo puede ayudar la medicina natural en la práctica deportiva?

En el ámbito del deporte la medicina natural puede ser de extraordinaria ayuda principalmente en el aspecto preventivo.

Son muchos y muy variados los complementos nutricionales que pueden ayudarnos a mantener el organismo en forma, con unos niveles de vitaminas, minerales y nutrientes adecuados, que nos ayudarán a afrontar con más garantías la fatiga física, a mantener la flexibilidad de las articulaciones y a prevenir el envejecimiento de las mismas. Comentaremos una serie de nutrientes fundamentales que pueden ayudar a la mayoría de los deportistas.

Glucosamina, Condroitín sulfato

La Glucosamina es el precursor de los glicosaminoglicanos y los proteoglicanos, principales componentes del cartílago, por lo que favorece su correcto desarrollo y reparación.

El Condroitín sulfato es un glucosaminoglicano sulfatado que forma parte del tejido conectivo, cartílago, ligamentos y tendones. Estas dos sutancias tomadas cada una por separado o conjuntamente sirven para la prevención de lesiones en ejercicio intenso, frenan el desgaste y facilitan la recuperación.

Minerales para el deporte: Magnesio, Potasio, Calcio, Selenio, Zinc

Magnesio: ayuda a fijar el Calcio y el Fósforo al hueso y es fundamental en la transmisión del estímulo nervioso que provoca la contracción muscular.

Tiene también un efecto relajante muscular. En épocas de ejercicio su déficit puede ser la causa de tendinitis y dolores articulares frecuentes.

Potasio: tiene un papel fundamental en el control del equilibrio de los líquidos en el organismo. Con el desgaste que provoca el ejercicio podemos tener aumentadas nuestras necesidades de potasio. Su déficit puede provocar fatiga, debilidad muscular y calambres.

Interviene en el equilibrio ácido-base. Es importante un aporte de Potasio adecuado para reequilibrar el exceso de Sodio (sal) que tomamos con la dieta normalmente.

Calcio: es el mineral que da consistencia a los huesos. Puede haber una mayor demanda en épocas de mayor intensidad de ejercicio o de desgaste importante.

Selenio y Zinc: importantes por su función antioxidante que ayudará al organismo a una más rápida recuperación después del deporte, y a evitar el exceso de estrés oxidativo en músculos y articulaciones.

Antioxidantes para el deporte: Vitamina C, Astaxantina, Resveratrol, Açai, Té verde, Guaraná, Mate

El ejercicio físico con ser extraordinariamente saludable, también provoca una importante oxidación.

El gran consumo de energía, el desgaste de nutrientes y la acelerada combustión de moléculas para producir energía a nivel celular, es la causa de esta oxidación aumentada.

Aunque en realidad es una “oxidación positiva”, cuya repetición frecuente (entrenamiento), va a llevar nuestro organismo a un incremento y una mejora de la capacidad de nuestros tejidos para soportar el estrés.

A medio plazo nuestra capacidad antioxidante habrá aumentado de tal forma, en respuesta al ejercicio, que el ejercicio mismo se convierte en un perfecto método antienvejecimiento y antioxidación.

En cualquier caso, en función de la edad , el tipo de actividad o la intensidad del entrenamiento, siempre podemos recurrir a un antioxidante natural de refuerzo como la vitamina C, los flavonoides (Astaxantina, Resveratrol, Té verde, Mate Guaraná) o las antocianidinas (Açaí)

Adaptógenos: Ginseng, Eleuterococo, Açai, Ginseng brasileño (Force de la Nature®)

Los adaptógenos son sustancias, normalmente de origen vegetal, que tienen la propiedad de aumentar la resistencia de nuestro organismo en situaciones de sobreesfuerzo y estrés.

Actúan tanto a nivel físico como mental. Hasta ahora las más conocidas y utilizadas eran plantas euroasiáticas como el Ginseng y el Eleuterococo.

Hoy en día han llegado a nuestro país plantas americanas de la zona amazónica con unas amplísimas propiedades terapéuticas y de una gran eficacia, como el Açaí o la Pfaffia paniculata -más conocida como Ginseng brasileño-.

Previenen y tratan la fatiga física intensa. Preparan y adaptan al organismo para una demanda de actividad física mayor. Tienen una importante acción antiestrés.

Plantas medicinales antiinflamatorias para el deporte: Cúrcuma, Jengibre, Pimienta de Cayena, Boswellia, Sauce blanco

Sauce blanco: se conocen desde antiguo las propiedades antiinflamatorias de la Salicilina, sustancia extraída de la corteza de este árbol. De hecho la Aspirina® -ácido acetilsalicílico- deriva químicamente de ésta.

Boswellia: la resina de este árbol tiene interesantes propiedades antiinflamatorias y antirreumáticas.

Cayena: la pimienta de Cayena contiene la Capsaícina un potente analgésico y antiinflamatorio.

Jengibre y Cúrcuma: estas plantas de origen asiático contienen flavonoides, sustancias de reconocida acción antioxidante. También tienen propiedades antiinflamatorias y rubefacientes (aumentan el flujo de sangre en los tejidos).

Por otro lado los flavonoides mejoran la flexibilidad de las articulaciones y evitan su excesivo desgaste.

En general con las plantas de este grupo o con una combinación de ellas, conseguimos prevenir la inflamación y el dolor y aumentar la flexibilidad y movilidad de las articulaciones.

Cartílago de tiburón

Tiene capacidad para regenerar las articulaciones. Es rico en glucosamina, una sustancia que estimula la síntesis de proteoglicanos, componentes básicos de las articulaciones.

El cartílago de tiburón es un complemento de las dietas sobre todo para los deportistas, que lo utilizan para evitar el desgaste de las articulaciones por el exceso de ejercicio.

Si hay tendencia a las lesiones es interesante tomarlo con minerales y aminoácidos, para aumentar el efecto reparador del cartílago de las articulaciones dañadas.

Omega 3

Los ácidos grasos Omega 3 pueden ayudar a los deportistas mejorando la flexibilidad de las articulaciones, ayudando a la movilidad y previniendo lesiones. Mejoran también la circulación y por tanto la oxigenación de los tejidos.

Coenzima Q10

Es una ayuda, principalmente, a nivel cardiovascular. Mejora la fuerza de contracción del corazón, la capacidad de producción de energía del tejido muscular cardíaco y aumenta también su resistencia.

La Coenzima Q10 o Ubiquinona, se encuentra en todas las células de nuestro organismo, en más cantidad en aquellos tejidos que son sometidos a una actividad intensa y tienen mayores necesidades de aporte de energía, como la musculatura esquelética y el corazón.

La CoQ10 interviene en la mitocondria en los procesos de producción de energía celular, por lo que es fundamental tener unos niveles adecuados de esta enzima para afrontar con garantías el ejercicio físico.

Hay que tener en cuenta que a partir de los 30 años los niveles de Coenzima Q10 en el organismo, que están en el máximo, empiezan a disminuir, y a partir de los 50-60 años estos niveles descienden prácticamente a la mitad

Vitaminas y minerales

En una situación de entrenamiento intenso se multiplica el consumo de nutrientes de todo tipo, por lo que siempre es conveniente una recarga de vitaminas y minerales para evitar y compensar posibles déficits.

Farmacia Germana

Jordi Lafarga

Especializados en Homeopatía, Fitoterapia, Dietética y Nutrición, Medicina Natural y Cosmética y Maquillaje personalizados.

Ronda Sant Pere, 15. 08010 Barcelona. Tlf. (+34) 93 3173938. Internet: farmaciagermana.com

Foto: Francois Peeters.



Publicado en: Deporte, Medicina natural

Leave a Reply

Be the First to Comment!

wpDiscuz