Deficiencias nutricionales producidas por tomar corticoides

En esta parte de nuestra serie Deficiencias nutricionales producidas por medicamentos alopáticos nos referimos a los corticoides. La toma de corticoides durante un período largo de tiempo puede producir deficiencias nutricionales de la vitamina D y C, magnesio, cobre, potasio y zinc.

Muchas veces se usan los corticoides en dosis altas o durante un tiempo prolongado. Entonces pueden aparecer efectos secundarios no deseados. El consumo prolongado de corticoides produce deficiencias nutricionales.

En el caso de pacientes que toman corticoides se les informa de los pros y contras que tiene estos medicamentos para que ellos sospesen que es mejor, padecer los efectos secundarios o llegar posiblemente a la muerte.

Los corticoides disminuyen los niveles de vitamina D y por tanto la absorción de calcio dando osteoporosis. También disminuyen el nivel de magnesio en sangre y aumentan la eliminación de potasio, acidificando la sangre. Una ingesta a largo plazo de cortisona disminuye el nivel sérico de zinc.

Las cortisonas a las que nos referimos son la prednisona y la hidrocortisona. Éstas producen deficiencia en: magnesio, vitaminaD, vitamina C, cobre, zinc, potasio y selenio.

Déficit en magnesio

El déficit conjunto de magnesio, vitamina D y C producido por la toma masiva de cortisonas, nos lleva a una osteoporosis y artrosis. Un déficit en magnesio puede provocar desórdenes gastrointestinales (diarrea prolongada o estreñimiento), contracturas musculares y astenia. En patologías renales aumenta la pérdida de magnesio.

Déficit de cobre

Uno de los signos más comunes de deficiencia de cobre es una anemia que no responde a la terapia del hierro pero que se corrige con suplementación de cobre. El déficit de cobre junto con una deficiencia de vitamina C produce una inmunodepresión que conllevan a un estado de inflamación e infección.

Déficit de potasio

Los síntomas más frecuentes  en un déficit de potasio son de tipo neuromuscular (debilidad, calambres, fatiga, mialgias), cardíacos (arritmias, bradicardia, taquicardia), respiratorio (dificultad respiratoria), gastrointestinal(que van desde diarrea a estreñimiento pasando por vómitos), renales y neuropsíquicos (desorientación, confusión, delirio, alucinaciones)

Déficit de selenio

Los glucocorticoides pueden disminuir los niveles plasmáticos de selenio. El selenio es un oligoelemento con un potente poder antioxidante. Un déficit de selenio puede provocar alteraciones cardiovasculares (enfermedad de Keshan) e incluso cáncer.

Déficit de zinc

Un déficit de zinc causa alteraciones genitales y de las mucosas. Las manifestaciones por un déficit de zinc son impotencia e infertilidad, bajada de las defensas, lesiones en la piel (como eczema y dermatitis seborreica), anorexia (pérdida del apetito), temblores y desórdenes emocionales.

Existen ciertas características de la deficiencia leve de zinc que nos podrían orientar a un diagnóstico correcto. La más específica y menos válida, es la presencia de rayas o puntos blancos en las uñas no ocasionados por trauma directo (leuconiquia).

Una deficiencia de zinc también puede disminuir la percepción del gusto (hipogeusia), fallo en la adaptación a la oscuridad, dificultad para ver en la oscuridad. Aunque este síntoma está relacionado con la deficiencia de la vitamina A, el zinc es necesario para la adecuada utilización de la vitamina A. Los pacientes que no responden a la vitamina A son a menudo deficientes en zinc.

Déficit de vitamina D (calciferol o vitamina antirraquítica)

El uso de corticoides, puede provocar osteoporosis u osteomalacia porque disminuye el nivel de vitamina D si se administra a largo plazo.

Los glucocorticoides disminuyen la disponibilidad de la vitamina D y disminuyen los niveles séricos de 25-hidroxicalciferol. La vitamina D es esencial para la eficiente utilización del calcio en el organismo. Si hay déficit de vitamina D probablemente también habrá déficit de calcio.

Déficit de vitamina C

Un déficit severo de la vitamina C produce la enfermedad del escorbuto. El escorbuto se caracteriza por inflamación y sangrado de las encías, caída de los dientes, pérdida de cabello, dolor e inflamación articular.

También el paciente tiene mayor posibilidad de caer enfermo, ya que la vitamina C ayuda a aumentar las defensas de nuestro organismo. El paciente presenta astenia e inmunosupresión.

Foto: aboutpixel.de / regelmäßig © stormpic



Publicado en: Medicina natural

Leave a Reply

Be the First to Comment!

wpDiscuz