Deficiencias nutricionales producidas por la aspirina

En esta parte de nuestra serie Deficiencias nutricionales producidas por medicamentos alopáticos nos referimos al ácido acetil salicílico. Más conocido como aspirina.

La toma de ácido acetil salicílico durante un período largo de tiempo y continuada puede producir deficiencias nutricionales de la vitamina C, hierro y ácido fólico.

Si las deficiencias de estas dos vitaminas y del hierro por la toma de aspirina durante un tiempo largo son notables, el paciente puede tomar un suplemento de  vitamina C, hierro y ácido fólico, de los tres al mismo tiempo.

Al principio estaría bien hacer un tratamiento intensivo unos meses y luego de mantenimiento para evitar recaidas, si el paciente tiene que seguir tomando aspirina.

Déficit de Vitamina C

El ácido acetil salicílico disminuye la absorción de la vitamina C y aumenta su excreción en orina. Un déficit severo de la vitamina C produce la enfermedad del escorbuto. El escorbuto se caracteriza por inflamación y sangrado de las encías, caída de los dientes, pérdida de cabello, dolor e inflamación articular.

También el paciente tiene mayor posibilidad de caer enfermo, ya que la vitamina C ayuda a aumentar las defensas de nuestro organismo. El paciente presenta astenia e inmunosupresión.

Déficit de ácido fólico

El ácido acetil salicílico disminuye el nivel de ácido fólico en sangre y aumentan la eliminación de ácido fólico. En adultos, un déficit de ácido fólico produce  la anemia macrocítica y/o megaloblástica y depresión, éste es uno de los síntomas más frecuentes.

Pero también la deficiencia de ácido fólico puede producir diarreas, pérdida del apetito, pérdida de peso. Hay otros síntomas como debilidad, dolor de cabeza, taquicardia, irritabilidad, apatía, pérdida de memoria y desórdenes de conducta.

Déficit de hierro

El ácido acetil salicílico aumenta la posibilidad de que aparezcan hemorragias gástricas y por tanto que bajen los niveles de hierro.

La deficiencia del hierro causa anémia ferropénica, macrocítica e hipocrómica, lo cúal significa que los eritrocitos son más pequeños que el tamaño normal y que su contenido en hemoglobina es menor.

Los síntomas de la anemia causada por deficiencia de hierro son: fatiga y palidez, sensación de frío y parestesia en manos y pies, dolor de cabeza, palpitaciones y disnea al realizar algún esfuerzo.

Puede desarrollarse estomatitis angular (herida en la comisura de los labios) y glositis (inflamación de la lengua), de manera similar a lo que pasa en muchas deficiencias de vitaminas B.

Incluso si no se tiene anemia, los pacientes que tienen poca energía para realizar sus tareas habituales pueden ser deficientes en hierro, es decir, que la fatiga no es simplemente debida a anemia.

Foto, Deficiencias nutricionales producidas por la aspirina:  Benjah-bmm27



Publicado en: Medicina natural

Leave a Reply

Be the First to Comment!

wpDiscuz