¿Cómo lograr un embarazo?

¿Cómo lograr un embarazo?

Lograr un embarazo parece tarea fácil aunque hay parejas que se dan cuenta de que no lo es tanto desde el mismo momento en el que inician la búsqueda. Y es que, entre el 15 y el 20% de las parejas en edad fértil sufren alteraciones que menguan su fertilidad.

Pero, ¿cuándo hay que empezar a alarmarse? Lo cierto es que no debéis preocuparos por problemas de fertilidad o de dificultades para encontrar el embarazo hasta que no haya pasado un año desde que mantenéis relaciones sexuales con asiduidad y sin usar ningún tipo de método anticonceptivo.

Si ya ha pasado un año desde que decidisteis ir a por el bebé o recién habéis tomado la decisión de llamar a la cigüeña… ¡Tomad nota!

FACTORES QUE INFLUYEN SOBRE LA FERTILIDAD

  • El exceso de relaciones sexuales: contando que la fecundación solo tiene lugar en las 24 horas posteriores a la ovulación (pues el óvulo muere en ese tiempo aunque los espermatozoides puedan sobrevivir hasta 5 días), el mejor momento para concebir son los días anteriores a la ovulación y durante la misma. Esto significa que NO es necesario forzarse a mantener múltiples relaciones sexuales programadas, sin óvulo que fecundar no tiene sentido. Además, en esta fase fértil el cérvix se mantiene abierto y ello facilita la entrada de los espermatozoides en la cavidad uterina.
  • La dieta: una alimentación sana y equilibrada es fundamental para una correcta función orgánica y para la consecución del embarazo. Se recomienda evitar los edulcorantes (sobretodo el aspartamo y sus derivados), los productos procesados/envasados/enlatados (por su alto contenido en saborizantes, conservantes y colorantes artificiales), los alimentos transgénicos y el consumo de soja (en las mujeres disminuye la hormona luteinizante y la hormona foliculoestimulante y en los hombres reduce el deseo sexual).
  • La actividad física: tanto si alguno de los dos tenéis sobrepeso o lleváis un estilo de vida sedentario, la actividad física os ayudará a regular todas las funciones orgánicas, facilitando así la llegada de un embarazo natural.
  • Las alteraciones emocionales: la preocupación, el miedo, el estrés o la frustración por no lograr el embarazo acarrean cambios físicos que juegan en contra de la concepción y del correcto funcionamiento emocional y sexual de la pareja. Es necesario evitar las comparaciones y dejar de contar los días pues las alteraciones emocionales siempre traen consigo alteraciones hormonales y físicas poco deseadas. Relajarse y tomarse la aventura de encontrar el embarazo con filosofía os aportará: un nivel de descanso más profundo, refuerzo inmunológico, liberación de la tensión muscular y del lactato sanguíneo que produce la ansiedad, etc.
  • Los hábitos tóxicos: el tabaco empeora la calidad del semen pues causa la fragmentación del ADN y del gameto, lo cual puede ser el desencadenante de un fallo cromosómico que dificulte la fecundación o la calidad del embrión. En la mujer, el tabaco altera los niveles hormonales pues disminuye los estrógenos y esto afecta directamente a la maduración folicular, la calidad ovocitaria y la implantación del óvulo fecundado.
  • La estacionalidad: los espermatozoides y los óvulos varían sus calidades en determinadas épocas del año por los ciclos de actividad de la glándula pituitaria. Así pues, la mejor época para el semen es de febrero a mayo y para la predisposición de los óvulos entre octubre y marzo.
  • El cuidado de los testículos: es de vital importancia liberarlos de la presión de la ropa interior ajustada y mantenerlos a temperatura ligeramente inferior a la del resto del cuerpo, erradicar la costumbre de llevar el móvil en el bolsillo y la de trabajar con el ordenador sobre las piernas (pues se reduce la producción de esperma y ello perjudica a la fertilidad).
  • La luz solar: la producción de vitamina D conseguida a través de la exposición solar diaria y responsable beneficia la producción espermática y el equilibrio hormonal femenino.

¿CÓMO PUEDEN AYUDAROS LOS MÉTODOS DE SALUD NATURAL?

La Naturopatía incluye multitud de terapias complementarias que pueden mejorar el estado de la pareja desde el punto de vista holístico (cuerpo – mente – espíritu) para lograr con mayor facilidad un embarazo natural: Fitoterapia, Aromaterapia, Nutrición Ortomolecular, Reflexología, Hidroterapia, Sales de Schüssler, Homeopatía, Flores de Bach, Quiromasaje, Kinesiología, Acupuntura… No obstante, también son útiles aquellas disciplinas que nos ayudan a gestionar el proceso para evitar límites mentales y/o emocionales que impidan lograr el embarazo: el Coaching, la Inteligencia Emocional y sus técnicas de liberación, la meditación, el Mindfulness…

Así pues, gracias a estos sistemas lograréis multitud de beneficios:

  • Aumentar el deseo sexual y mejorar la cantidad y la calidad del esperma.
  • Regular la ovulación y la menstruación, mejorando también la calidad de los óvulos (muy importante en mujeres con Síndrome de Ovarios Poliquísticos o SOP).
  • Equilibrar el sistema reproductor de la pareja, aumentando así la tasa de fecundación e implantación.
  • Colaborar en la obtención de un estilo de vida más saludable, sin efectos secundarios ni costosos tratamientos, reduciendo el estrés emocional y la frustración económica que los tratamientos artificiales significan.

RECOMENDACIONES PARA LA PAREJA

La fórmula para lograr el embarazo no es matemática aunque sí existe una receta eficaz y a vuestro alcance para ampliar las posibilidades de encontrar un embarazo: dieta equilibrada, actividad física, descanso, gestión emocional, relaciones sexuales placenteras (sin exagerar en la frecuencia) y suplementos naturales.

De forma precedente ya os he hablado de todos los detalles, excepto de los suplementos pues los recomiendo según el caso y bajo las necesidades de cada pareja. No obstante, es cierto que hay algunos compuestos que son popularmente conocidos y utilizados: Ovusitol (es una asociación de vitaminas del grupo B -ácido fólico e inositol- que equilibra las alteraciones hormonales y metabólicas, logrando ciclos regulares y una mejora sustancial en la fertilidad), Agnus Castus (normaliza los niveles de estrógeno/progesterona, reduce el espacio entre menstruaciones y las alteraciones de las mismas -evitando la amenorrea con la disminución en la producción de prolactina-), Maca Andina (aumenta el deseo sexual así como la fertilidad en ambos sexos)…

También os dejo una plantilla de tratamiento más concreta, para futuro el papá y para la futura mamá. De todas formas, recordad consultarme antes de iniciar cualquier tratamiento o de poneros en manos de vuestro terapeuta o facultativo médico de confianza.

raquel-2015-175-1
Raquel Cabalga – Autora, Naturópata y Coach
Internet: Raquel Cabalga

 

Foto: Public Domain



Publicado en: Mujeres

Leave a Reply

Be the First to Comment!

wpDiscuz