Combate el frío: mejora tus defensas

preparate para el fríoHa llegado el frío, se acerca el invierno y con él los cambios bruscos de temperatura, humedad y viento. A estas condiciones se asocian la aparición de los síntomas típicos de las infecciones respiratorias producidos en la mayoría de los casos por los virus de la gripe y del resfriado común.

¡Vamos a necesitar unas buenas defensas! Para mejorar nuestras defensas es conveniente llevar una dieta equilibrada, mantener un bajo nivel de estrés, no fumar, dormir bien y evitar las bajas temperaturas. ¿Ves todo esto muy complicado? Entonces vas a encontrar unos buenos aliados en los productos de la colmena como son la Jalea Real y el Propóleo. Aunque también podemos ayudar a nuestras defensas con productos que tengan en su composición vitamina C y Equinácea.

Jalea Real

La Jalea Real es una sustancia viscosa de color amarillo creada y segregada por las glándulas faríngeas de las abejas obreras a partir de miel, néctar y agua que recogen del exterior, mezclándose con saliva, hormonas y vitaminas; por tanto, es rica en minerales, vitaminas y nos proporciona aminoácidos esenciales.

De las vitaminas destacan las del grupo B, aunque también aporta A, C y D. Su administración está indicada en casos de fatiga, decaimiento, en situaciones de cansancio, recuperación de enfermedades, mala alimentación y para ayudar a compensar los esfuerzos físicos e intelectuales.

Específicamente, actúa sobre nuestras defensas gracias a su acción antiséptica y antimicrobiana. Además, hace más rápida la proliferación de glóbulos blancos por lo que se recomienda en periodos de epidemias gripales y como refuerzo del sistema inmunológico en los grupos de más riesgo.

La Jalea Real también está recomendada para personas de cualquier edad que necesiten un aporte “extra” de energía, en periodos de cambio estacional o de temperaturas (en tratamientos de 20 a 40 días, en ayunas). Entre sus múltiples propiedades podemos destacar las siguientes:

  • Efecto estimulante y tonificante del sistema nervioso.
  • Acción antiséptica y microbiana.
  • Aumenta la vitalidad con recuperación de fuerza y energía.
  • Aumenta la resistencia al frío y a la fatiga.
  • Aporta energía extra necesaria a niños y adolescentes.

Propóleo

El Propóleo, palabra de origen griego formada por “pro” (defensa) y “polis” (ciudad); en definitiva, defensa de la colmena puesto que es un producto elaborado por las abejas a partir de las resinas de árboles para defender la colmena. Su composición es bastante compleja y dependiendo de la fuente vegetal, se compone de resinas y bálsamos, ceras, aceites esenciales y polen.

El análisis químico del propóleo muestra la presencia de flavonoides, aceites esenciales, vitaminas y minerales (y más de la mitad de sus componentes poseen propiedades farmacológicas).

Tiene un color que oscila entre el amarillo y el marrón y es de consistencia pegajosa. Se recolecta una vez pasado el invierno ya que es necesario en la colmena durante las estaciones frías; las abejas lo preparan para utilizarlo como material de construcción y de protección de la colmena frente a infecciones de virus y bacterias.

Una colmena puede producir entre 150 y 300 gramos al año. Se le reconocen propiedades curativas sobre las infecciones de bacterias, virus y hongos. Es útil en infecciones que afecten a los sistemas respiratorio, dermatológico y genitourinario.

Equinácea

La Equinácea se puede considerar la más conocida y estudiada de las hierbas medicinales para estimular el sistema inmunológico. A diferencia de la vacuna que sólo actúa contra una enfermedad específica, la Equinácea estimula la actividad general de las células responsables de la lucha contra todo tipo de infección.

La raíz de Equinácea contiene numerosas sustancias (entre las que destacan polisacáridos, ácidos fenólicos y flavonoides) que poseen de manera conjunta la capacidad de reforzar todo el sistema inmunológico, creando una mayor resistencia a todos los agentes externos como: virus, bacterias y sustancias tóxicas.

Cuando las bacterias invaden nuestro organismo, las células encargadas de la defensa, los macrófagos, se activan para devorar y destruir dichas bacterias. Por esta razón existe un interés creciente por todas aquellas plantas que poseen propiedades inmunoestimulantes, activando de forma natural las defensas de nuestro cuerpo (granulocitos, monocitos, macrófagos, linfocitos) con la finalidad de proteger al organismo de agresiones de agentes externos, disminuir los efectos nocivos que causan las enfermedades en sus diferentes estados, así como de reducir la duración del proceso.

raquel-2015-175-1
Raquel Cabalga – Autora, Naturópata y Coach
Internet: Raquel Cabalga

 
Foto: Dieter Schütz  / pixelio.de



Publicado en: Medicina natural

Leave a Reply

Be the First to Comment!

wpDiscuz