Colchicum Autumnale – Cólchico – Materia médica

§ I.—Historia. La raíz fresca preparada según arte, es la parte usual de esta planta, de la familia de las monocotiledóneas de Juss.—De la hexandria triginia, de Linn.

Las numerosas observaciones que de los efectos fisiológicos y químicos del cólchico se han recogido, nos inducen á creer que no está aun suficientemente conocido.

Antes que se estudiasen sus efectos sobre el hombre sano, ya el cólchico había sido preconizado y empleado en las hidropesías de las cavidades trisplánicas; posteriormente se abandonó su virtud hidragógica, para aceptar otras propiedades drásticas y diuréticas.

Bien pronto se reconoció su eficacia en la artritis, aunque sin expresar las indicaciones precisas para su uso.

También se le ha administrado hace mucho tiempo en oftalmías, inflamaciones de la matriz y diversos padecimientos de este órgano, en afecciones reumáticas y neurálgicas muy diversas por su forma y por su sitio, en erisipelas, el prúrigo, leucorreas, corea, histerismo.

Cualquiera pudiera creer que estos datos tradicionales están basados en el conocimiento de los efectos fisiológicos del cólchico, efectos conocidos antes y olvidados después, porque las modernas experiencias no contradicen la mayor parte de las aplicaciones clínicas de la antigüedad, antes bien detallan con mas exactitud sus indicaciones; pero esto solo prueba que ha sucedido con el cólchico lo que con otros medicamentos antiguamente usados, que posteriormente se han abandonado, y luego han vuelto á rehabilitarse.

§ II.—Efectos fisiológicos y terapéuticos.

Los efectos del cólchico tienen mucha analogía con los del eléboro blanco, especialmente en lo relativo á las alteraciones funcionales del estómago é intestinos; son semejantes á los del Arnica en cuanto á la impresionabilidad de la fibra y de los nervios para sentir dolorosamente la influencia de los excitantes externos, tales como el ruido, la luz, la presión y asimismo el trabajo intelectual. Sus dolores son lancinantes y dislacerantes, y mas vivos por la noche que durante el día.

Es notable la irregularidad en la marcha de los síntomas, pues en cuanto á la fiebre, no hay orden ni relación en la aparición del calor, los calofríos y los sudores, ocurriendo lo mismo en la sensibilidad que tampoco está uniformemente repartida, pues mientras es excesiva en un punto, disminuye en otro, se exalta en todas partes por un momento, dando después lugar al abatimiento, á la sensibilidad dolorosa general, á la debilidad paralítica, en fin, para volver como en su principio á un simple exceso de aquella.

Pero en las personas poco irritables, que son mas bien linfáticas que nerviosas, se observa en el cólchico una acción algo diferente, pues obra con mas regularidad en el sentido de la depresión, ó bien las neuralgias son mas simples y mas aisladas de los fenómenos linfáticos y de la influencia del corazón.

Es cierto que el cólchico posee una acción electiva sobre los plexos nerviosos ganglionares, y principalmente sobre el plexo solar; pero no por eso obra menos electivamente sobre los nervios de la vida de relación, puntos de numerosos dolores, con particularidad en las partes fibrosas y serosas; el cólchico parece que goza de las mismas propiedades nerviosas que la brionia en los tejidos, si bien con menos participación del sistema sanguíneo.

El cólchico exige una disposición de los tejidos á la exhalación serosa, siendo por lo mismo muy útil en este derrame, ya reumático, ya artrítico.

Este medicamento se adapta mejor á las personas nerviosas y delicadas y en las que la nutrición se altera, en los reumáticos cuyos dolores se localizan en las articulaciones, en las cavidades, en las membranas serosas, el peritoneo y sobre todo en el pericardio. Un carácter frecuente de sus dolores es el que solo ocupan un lado del cuerpo.

Pocos son los casos en los que deje de sentirse en el corazón algunos dolores en el curso de la afección; la acción del medicamento es mas pronunciada en otoño y en los tiempos fríos y húmedos.

El cólchico corresponde á fiebres reumáticas con agravación nocturna, con dolores que pasan de una á otra articulación, y de esta á una membrana serosa aun intestinal.

Los dolores desarrollan una hinchazón externa subaguda, serosa muchas veces, que cambia fácilmente de sitio para presentarse en otro con dolor.

El ranúnculos sceleratus y el bulbosus, ó la pulsatilla, están frecuentemente indicados antes ó después de él; la brionia, el acónito y el Arnica deben precederle en los casos agudos.

El carácter errático de sus dolores le hace análogo á pulsatilla, pero se distingue por las palpitaciones, por la irregularidad de los movimientos del corazón sobre el cual obra especialmente, y porque produce en él dolores dislacerantes, y hay opresión y ansiedad muy frecuentes.

El tortícolis, el lumbago y los dolores reumáticos, situados en las articulaciones de las vértebras, así como también los dolores reumáticos blenorrágicos, que se presentan por la noche y desaparecen por el día, son propios del cólchico.

Se le usa igualmente con ventaja después de Arnica en los dolores de gota cuando el acceso se prolonga ó que queda en pos de sí dolores en el órgano central de la circulación.

Se debe, en fin, tenerle presente en parálisis parciales que sobrevienen á consecuencia de afecciones de este género ó de enfriamientos abandonados, tanto por lo menos como el zumaque, el azufre

En resumen, las indicaciones del cólchico en las afecciones reumáticas y artríticas proceden de su electividad y de sus síntomas, así como también de los antecedentes del enfermo y de sus padecimientos anteriores.

Convendrá con mas frecuencia á personas que han padecido dolores é infartos articulares, dolores en el corazón, y endocarditis antigua, que en las que son invadidas de ataques recientes de reumatismo.

Ciertas diátesis serosas, neuropáticas, con dolores reumáticos, son circunstancias mas favorables á la acción de este medicamento, cuando existe endolorimiento de las masas musculares, sobreexcitación moral, dolores dislacerantes en el pecho ó en el corazón; en estos casos, el estado caquéctico se caracteriza ordinariamente por irregularidades y dificultad en la respiración y circulación.

Estos datos nos conducen al asma por afección orgánica del corazón, procedente de un reumatismo y de la endocarditis.

La sensación de frío general es habitual, y con especialidad en las extremidades que están además edematosas. El aire frío y húmedo agrava ó determina este asma del que el cólchico es un poderoso modificador.

Lo es igualmente de esos padecimientos gástricos, especie de gastritis reumática caracterizada por una sensación de frío aislado de cualquier otro síntoma del estómago.

El cólchico es en general el remedio de los padecimientos reumáticos de las vísceras, excepto las diferencias que hacen preferible la brionia.

La disentería otoñal, ó la diarrea reumática cede mejor al cólchico que á la dulcamara y á la ipecacuana: esta se dirige mas bien al estómago y á las mucosas; la dulcamara se dirige á estas últimas; el cólchico obra sobre las membranas musculosas y serosas de los intestinos, está muy indicada en la disentería rectal ó anal, en la cual los cólicos son poco pronunciados, pero que hay presión sobre el ano, y tenesmo con evacuaciones muy pequeñas.

El mercurio corrosivo solo combate la disentería con afección del tubo intestinal y dolor en el ano.

Se ve, pues, que el cólchico responde á los dos elementos morbosos, reumático y seroso.

Esto explica el por qué está indicado en varias hidropesías, como la ascitis, la hidropericarditis, la hidrartose y el hidrotorax, puesto que el elemento reumático ó el reumatismo blenorrágico y el elemento dolor han obrado ú obran como estimulante nervioso ó como causa.

El ojo mismo reclama la acción del cólchico en ciertas inflamaciones subagudas, aun cuando pueda considerárselas como escrofulosas, si sus partes fibrosas y serosas son las principalmente atacadas.

Dosis.—El cólchico otoñal se presta mas que ningún otro medicamento á la graduación de las dosis, ó se las puede adaptar á los diversos grados de agudeza y de irritabilidad.

Así, pues, se usa la tintura de una á diez gotas por día, y las atenuaciones desde la primera hasta la trigésima, á la dosis de algunos glóbulos, ó de una gota en veinticuatro horas.

Visite nuestra sección “Materia medica de la homeopatía” – El rincón para los profesionales de la homeopatía.
Fuente: Tratado metódico y practico de materia médica y de terapéutica. Fundado en la ley de los semejantes. Por a. Espanet. Traducido al español por d. Pio hernandez y espeso. Médico homeópata. The Project Gutenberg.

Deja un comentario!

Be the First to Comment!

Notify of
wpDiscuz