Cicuta virosa para las convulsiones

Cicuta virosa

Cicuta virosa o “perejil de los locos” se utiliza en homeopatía para tratar con éxito determinadas formas de epilepsia. También es muy efectiva en convulsiones causadas por traumatismos craneales.

Cicuta virosa tiene tendencia a sufrir convulsiones. Son personas solitarias, que tienen miedo al futuro. Si están en total desequilibrio, confunden el presente con el pasado, hacen un retroceso en los años, se vuelven niños.

En el transcurso de sus alteraciones neurológicas, aparece primero una fase de inmovilidad, seguida de convulsiones que empiezan por los músculos de la cara, siguen por brazos, piernas y todo el cuerpo.

Hay rigidez del cuello, mirada fija, pupila dilatada, rostro azul e incontinencia urinaria. Cicuta virosa sufre convulsiones con pérdida de memoria y conciencia. Tras recuperar su conciencia, persiste su pérdida de memoria que se irá restableciendo progresivamente.

Características de Cicuta virosa

Tiene un aura gástrica con un shock violento o espasmo o con sensación de tener el epigastrio hinchado. Tiene vértigo con trastornos de la visión, ve los objetos dobles y negros, los objetos parecen acercarse y alejarse o se desplazan en movimiento ondular.

Su mirada está fija o ausente. Las letras cuando lee, se mueven, suben o bajan o desaparecen y están rodeadas de un halo de color.

Cicuta virosa empeora sus síntomas con el tacto, el humo del tabaco y el ruido. Mejora cuando come, siente un gran deseo de comer cosas no comestibles como tiza, carbón o patatas crudas.

¿Cuándo prescribimos Cicuta virosa?

En convulsiones tras un traumatismo craneal, durante la dentición o en pacientes portadores de parásitos intestinales.

Indicaciones clínicas

En epilepsia, como complemento al tratamiento antiepiléptico:

  • En epilepsias generalizadas con ausencia del pequeño mal
  • En epilepsias generalizadas esenciales, las crisis convulsivas se inician en los músculos del rostro
  • En epilepsias bravais-jacksonianas, si la crisis convulsiva se inicia en los músculos de la cara y el cuello. Es frecuente en la adolescencia.

En la piel, en eccemas sin picazón y con superación amarillo limón que aparecen principalmente, en barbilla y mejillas.

Importante

No confundir Cicuta virosa con Cicuta mayor (Conium maculatum), ni con pequeña cicuta (Aethusa cynapium).

Visite nuestra sección: “Los 36 semipolicrestos de la homeopatía”

Foto: Gerd Altmann  / pixelio.de



Publicado en: Homeopatía, Semipolicrestos

Leave a Reply

Be the First to Comment!

wpDiscuz