Chamomilla vulgaris: un niño caprichoso

Chamomilla vulgaris, homeopatiaChamomilla vulgaris es un niño caprichoso, furioso, se irrita fácilmente si no consigue lo que pide. Es la manzanilla alemana o manzanilla salvaje.

El remedio homeopático prescribimos en un bebe cuando le salen los dientes, en la fiebre durante la dentición, diarrea verde, en dolores intolerables que provocan en el pequeño paciente irritabilidad, nerviosismo…

Chamomilla vulgaris describe a un tipo de niño característico.

Si la siguiente descripción coincide con el comportamiento de su pequeño habrá dado con un remedio adecuado.

¿Cómo conocer a un niño tipo Chamomilla?

El niño Chamomilla vulgaris es un niño caprichoso, furioso, se irrita fácilmente si no consigue lo que pide. Cuando lo consigue lo rechaza y lo tira con rabia.

Después de una reprimenda y un castigo suelen entrar en cólera.

Tiene pataletas, se revuelca, chilla. Puede volverse un niño violento, gritar, romper las cosas, agredir a su entorno.

El niño es muy sensible al dolor. Es un remedio que está indicado en los lactantes durante la dentición.

El lactante que en equilibrio es tranquilo, se vuelve colérico e insoportable a causa del dolor cuando le salen los dientes.

En los síndromes febriles asociados o no a la dentición, el niño tiene una mejilla roja, la otra pálida y sudores en la cabeza y el rostro. Se agita, está irritable en síndromes febriles o dolorosos.

Se prescribe en cólicos con diarrea acuosa con aspecto de espinaca picada y olor a huevo podrido.

El niño Chamomilla necesita que siempre estén pendiente de él y mejora sus síntomas con el movimiento pasivo: le gusta cuando se le mece, se le pasea en coche…

El niño empeora por la tarde hasta la media noche. Tiene somnolencia por el día e insomnio por la noche.

Visite nuestra sección “Los 25 policrestos de la homeopatía”

Foto: Oso, „Ich weiß nicht….“ piqs.de.



Leave a Reply

Be the First to Comment!

wpDiscuz