Causticum: el justiciero

Características de Causticum en desequilibrioCausticum se asocia a una parálisis gradual a nivel mental, emocional y físico. Tiene un gran sentido de la justicia social, no tolera la autoridad, ni la injusticia, ni que opriman a él o a los demás.

Su punto débil es el sistema nervioso, de ahí que sea una persona hiperreactiva e hiperactiva. Puede ser un activista revolucionario.

Características de Causticum en desequilibrio

Las continuas decepciones, contrariedades, penas e injusticias hacen que la hiperreactividad de este sujeto, se proyecte hacia dentro y se va debilitando gradualmente.

Tiene calambres, contracturas musculares y sensación de tendones cortos.

Aparece rigidez articular y los músculos son prominentes, como cordones. El dolor es como descargas eléctricas.

La parálisis se instaura gradualmente y en el último estadio se llega a un grado de imbecilidad.

El paciente causticum tiene sensación de debilidad general física y psíquica o localizada con temblores.

Tiene la sensación de que sus mucosas y piel queman y de que tiene como una herida”en carne viva”.

Aparecen malos presentimiento de una desgracia inminente y un sentimiento de culpabilidad que le producen ansiedad, irritabilidad y cólera.

Se siente triste y con desánimo. Es una persona nerviosa, impresionable y distraída.

Tiene pérdida de memoria y miedos a la oscuridad, a la soledad y a los perros.

Físicamente es de tez pálida, rostro demacrado, delgado, seco, friolero.

Tiene deseos de alimentos ahumados y de bebidas frías, pero aversión por el agua , el azúcar y los dulces. Mejora con el calor.

Principales indicaciones de Causticum

Todo tipo de parálisis: parálisis faciales “a  frigore”, disfonías por parálisis de las cuerdas vocales, parálisis periféricas, en caída de los párpados superiores y en tartamudez por disfunción de la lengua.

Verrugas: en el labio, en la punta de la nariz o bajo las uñas.

Incontinencia urinaria de esfuerzo o pérdida de orina.

Aparato locomotor: Tendinitis, rigidez articular, esclerosis múltiple, dolor muscular, calambres.

Otros: prurito senil, miopía y cicatrices tras una quemadura.

Visite nuestra sección “Los 25 policrestos de la homeopatía”

Foto: duxschulz  / pixelio.de



Publicado en: Homeopatía, Policrestos

Leave a Reply

Be the First to Comment!

wpDiscuz