¿Qué son los alimentos funcionales?

La alimentacion funcional: ¿Qué son los alimentos funcionales?

Alimentos funcionales: ¿Qué son?:  Son alimentos que, además de tener una función nutritiva consiguen, con su consumo habitual, que recibamos un efecto beneficioso sobre nuestra salud.

Estos efectos pueden darse sobre el crecimiento y el desarrollo del cuerpo (muy importante en los niños), en la oxidación de las células, el sistema cardiovascular o, incluso en el funcionamiento del tránsito intestinal.

Desde el tiempo de Hipócrates, se dice que las personas que comen adecuadamente previenen mejor las enfermedades y tienen una mejor calidad de vida. Y es que ya dijo este maestro: “que tu alimento sea tu mejor medicamento”

Alimentos funcionales: ¿CÓMO SE CLASIFICAN?

Estos tipos de alimentos pueden ser naturales o modificados y, como su nombre bien indica, se diferencian porque los naturales son aquellos que contienen los componentes beneficiosos en su propia composición y los modificados los alimentos que han tenido que ser enriquecidos con algún componente con el fin de desarrollar una acción funcional para nuestro organismo.

No obstante, los alimentos funcionales modificados tienen que entenderse e incorporarse igualmente dentro de una dieta que forme parte de un estilo de vida saludable pues son un buen complemento para una alimentación equilibrada.

Debido a la gran expectación y aceptación que han recibido estos alimentos, se ha publicado una nueva normativa que pretende controlar y asegurar que todos estos alimentos funcionales realmente desarrollen la función que promocionan.

Actualmente, la mayoría de los alimentos funcionales están en estudio y si estos son certeros y afirman los efectos beneficiosos que nos ofrecen, no hay motivo para no considerarlos un suplemento beneficioso para nuestra cotidianidad alimenticia.

Alimentos funcionales: ALGUNOS COMPONENTES FUNCIONALES

El Calcio: en las etiquetas lo reconocemos como Ca o Calcio. Refuerza los huesos y los dientes, contribuyendo a la prevención de la osteoporosis. Lo podemos encontrar de forma natural en quesos, leche y yogures o en alimentos funcionales modificados como la leche, zumos o galletas enriquecidos con calcio.

Cabe destacar que la absorción por parte de nuestro cuerpo varía mucho en función del tipo de calcio que se esté añadiendo al producto (que puede ir de un 10 a un 60 %). El más absorbible es el que se encuentra de forma natural en los lácteos y vegetales.

El Hierro: en las etiquetas lo reconocemos como Fe o Hierro. Refuerza el aporte de hierro en situaciones en las que más se necesita: la infancia, el embarazo, la anemia…

Lo podemos encontrar de forma natural en la carne, los huevos y el pescado o en alimentos modificados como los cereales del desayuno, galletas o bebidas enriquecidas con hierro. Cabe destacar que nuestro cuerpo asimila mejor el hierro procedente de la carne que de los vegetales.

Los Omega 3: en las etiquetas lo reconocemos como Omega u Omega 3. Reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y mejora los procesos inflamatorios.

Los podemos encontrar de forma natural en el pescado (especialmente en el azul como la anchoa, el salmón, la sardina…) o en alimentos funcionales modificados como la leche, los huevos o las galletas enriquecidas con Omega 3.

Las Vitaminas Antioxidantes: en las etiquetas lo reconocemos como vitaminas A, C y E o simplemente como ACE. Protegen contra los radicales libres que causan la oxidación y la muerte de las células de nuestro cuerpo.

Las podemos encontrar de forma natural en los alimentos frescos como la fruta, la verdura y la carne o en alimentos funcionales modificados como los zumos con leche y las bebidas refrescantes enriquecidas con ACE.

Es importante saber que la absorción por parte de nuestro cuerpo depende de cada vitamina pero es bastante inferior en los alimentos enriquecidos.

Los Esteroles Vegetales: en las etiquetas los reconocemos como Esteroles Vegetales o Fitoesteroles. Reducen los niveles de colesterol en sangre.

Lo podemos encontrar de forma natural en todos los alimentos vegetales (pese a que en una concentración muy baja) o en alimentos funcionales modificados como margarinas, leches y yogures enriquecidos con esteroles vegetales.

Los esteroles y el colesterol tienen una estructura muy similar y eso hace que en el intestino se cree una doble acción competitiva por ser absorbidos.

La Soja: en las etiquetas la reconocemos como Soja o Isoflavonas de Soja. Reduce la generación de colesterol por parte de nuestro cuerpo y se indica a mujeres menopáusicas pues lucha contra sus síntomas.

Lo podemos encontrar de forma natural en la propia soja o en alimentos funcionales modificados como la leche, zumos o galletas enriquecidos con soja.

Cabe destacar que la soja es un alimento funcional polivalente, del cual se obtiene una gran variedad de productos: harina, aceite, brotes, tempeh, tofu…

Alimentos funcionales: PROBIÓTICOS Y PREBIÓTICOS

En los últimos años, han ido entrando en nuestra cesta de la compra algunos alimentos funcionales que actúan promoviendo el desarrollo de una flora bacteriana beneficiosa para nuestro intestino.

Estos alimentos son los llamados prebióticos y probióticos.

Los probióticos son aquellos alimentos funcionales que contienen microorganismos vivos. Su consumo favorece el desarrollo de las bacterias beneficiosas para los intestinos.

Estos son, principalmente: yogur, otras leches fermentadas con L. Casei o Bífidus y bebidas con leche fermentada como podría ser el Kéfir, por ejemplo.

Los prebióticos son ingredientes no digeribles para nuestro cuerpo pero que estimulan el crecimiento de bacterias beneficiosas para nuestro intestino.

En este grupo se incluye una parte de la fibra alimenticia (oligofructosa e insulina). Estos alimentos son, principalmente vegetales como, por ejemplo: el ajo, la alcachofa, la cebolla…

Los principales beneficios de ambos: mejoran la digestión de algunos nutrientes y la absorción de algunas vitaminas y minerales, estimulan las defensas, ayudan a tratar la diarrea y el estreñimiento, ayudan a prevenir las enfermedades cardiovasculares y la diabetes.

raquel-2015-175-1
Raquel Cabalga – Autora, Naturópata y Coach
Internet: Raquel Cabalga

 

Foto: Public Domain



Publicado en: Medicina natural

Leave a Reply

Be the First to Comment!

wpDiscuz