Ajo: remedio natural para el corazón

AjoEl ajo (allium sativum) es un remedio natural que baja los niveles de colesterol y la tensión sanguínea. El ajo es muy saludable para el corazón.

El ajo es una planta herbácea vivaz que tiene un bulbo formado por bulbitos o dientes. El ajo es diurético, antiinflamatorio, antihipertensivo, antiagregante, antiséptico, baja el colesterol y el azúcar en sangre. Además el ajo es anticancerígeno, antimicrobiano y aumenta las defensas.

El ajo es muy nutritivo. El ajo contiene un elevado número de compuestos sulfurados, aminoácidos, germanio, calcio, cobre, hierro, potasio, magnesio, selenio, zinc y vitaminas A, B y C.

El ajo fresco tomado en grandes cantidades puede afectar a las mucosas respiratorias, digestivas y a la articulación coxofemoral. En este caso, el ajo podría dar efectos secundarios como flatulencias, salivación, ardor de estómago, tos y dolor en la cadera.

Propiedades del ajo

El ajo es un remedio natural con un amplio espectro terapéutico. El ajo se utiliza desde muy antaño para tratar la hipertensión y el colesterol. El ajo es un remedio natural que podemos utilizar para varios tratamientos.

Antimicrobiano

El ajo es efectivo frente a virus, bacterias, hongos y parásitos. El ajo tiene un potente poder antifúngico. Se utiliza para tratar desde una candidiasis a una meningitis criptocócica. También es efectivo para tratar resfriados, gripe, herpes, amebas, vermes e infecciones bacterianas.

Protector del corazón y del sistema circulatorio

El ajo proporciona muchos beneficios  tanto al corazón como al sistema circulatorio. Es un remedio natural que sirve para tratar la hipertensión y el colesterol. Una suplementación de ajo disminuye el colesterol total en sangre y mejora la relación entre el colesterol bueno (HDL) y el malo (LDL).

Contiene una gran concentración de antioxidantes. Estos compuestos antioxidantes impiden que se oxide el LDL y por tanto impiden que se forme el ateroma. Como consecuencia, mejoramos la circulación sanguínea y prevenimos infartos de miocardio.

Tiene una actividad antiagregante y es un buen vasodilatador periférico, por eso, ayuda a bajar la presión sanguínea.

Protector del hígado

Protege a las células del hígado frente a sustancias tóxicas que derivan de tomar algunos medicamentos como el paracetamol o el fenobarbital. También protege al hígado de otros tóxicos como el bromobenceno y la alfatoxina B1.

Detoxifica el hígado porque aumenta la actividad del glutatión. El glutatión es la enzima detoxificadora del hígado.

Diabetes

Contiene componentes sulfurados. Estos compuestos sulfurados reducen la destrucción de la insulina en el hígado. De esta forma el ajo baja el nivel de azúcar en sangre.

Anticatarral

Tiene una acción expectorante por contener en su composición una elevada concentración de compuestos sulfurados como la alicina. La acción expectorante y antimicrobiana le dan al ajo la posibilidad de tratar infecciones respiratorias.

Antiinflamatorio

Los componentes sulfurados del ajo inhiben la secreción de compuestos inflamatorios. Los antioxidantes actúan completando esta acción.

Aumenta las defensas y protege a las células

El ajo frena la formación de la nitrosamina. La nitrosamina es un compuesto que se forma en el proceso digestivo y que daña  las células. Además, el ajo aumenta la actividad de las células defensoras del organismo.

Otros aplicaciones del ajo

El ajo es un buen remedio natural para hacer una depuración hepática. Es un buen aliado en la quimioterapia, también sirve para tratar la alergia y es un buen antienvejecimiento.

Y que tomo ¿ajo fresco o ajo añejado?

El ajo fresco contienen la alicina como principal principio activo. La alicina tiene como inconveniente que es oxidante, inestable y de baja biodidponibilidad. El fresco por contener la alicina tiene un efecto antibacteriano mayor que el  añejado. El inconveniente del fresco es que se repite, produce acidez y su olor no es muy agradable.

El ajo añejado o envejecido durante al menos veinte meses, se prepara en cápsulas o en forma de extracto. Durante este tiempo ocurren una serie de reacciones de biotransformación. El envejecido o añejado aumenta la cantidad y calidad de los compuestos activos con respecto al ajo fresco.

El añejado contiene como principales principios activos la S-Alil cisteina (SAC) o S-Alil-Mercaptocisteina (SAMC). Al envejecer se enriquece de sustancias antioxidantes y componentes azufrados. Todas estas sustancias presentes en el añejado nos aportan beneficios muy saludables, sobre todo a nivel del sistema sanguíneo y el corazón.

El ajo envejecido tiene las mismas propiedades que el ajo fresco pero maximizadas. Mejora la circulación sanguínea, aumenta las defensas, protege el hígado y es un potente antioxidante. La ventaja del añejado o envejecido es que no repite, no daña la mucosa gástrica y no huele.

Contraindicaciones

Es un remedio natural pero no por ello está exento de interacciones con otros medicamentos o contraindicado. No debemos tomar ajo ni en el embarazo, ni en la lactancia. Está contraindicado en trombocitopenias y hemorragias activas.

No se recomiendan dosis elevadas si está tomando anticoagulantes como la warfarina, omega 3 o vitamina E. Tampoco se recomienda tomar ajo junto a plantas como sauce, cúrcuma, angélica, ginkgo o jengibre. Además no conviene tomar ajo justo antes o después de una operación.

Foto:  aboutpixel.de / Knoblauch © K.Fischer



Publicado en: Medicina natural

Leave a Reply

Be the First to Comment!

wpDiscuz