Homeopatía y aftas

aftas, homeopatiaPara elegir el tratamiento homeopático adecuado para aftas, cabe investigar si es sólo un afta o son múltiples, su aspecto, la localización o si nos sentimos cansados. En base a esto, podemos elegir el medicamento homeopático más adecuado. Si las aftas no mejoran en 48 horas tras empezar el tratamiento, consulte a su médico o farmacéutico.

Lesión pápulo-ulcerosa de bordes netos, de un fondo de aspecto amarillento (exudado fibrinoso) y rodeada de un halo rojizo propio del estado inflamatorio y edematoso de la mucosa.

Comienza siendo una lesión pápulo-vesiculosa pequeña que rápidamente y en el transcurso de 24 horas como máximo se transforma en la clásica lesión ulcerosa, de forma redondeada u ovalada y poco profunda, pudiendo llegar a medir medio centímetro de diámetro aproximadamente.

La base de la lesión no está indurada y es rara la presencia de adenopatías. Se pueden presentar en cualquier localización de la mucosa oral: labial, suelo de la boca, lengua y mejillas…

La lesión puede ser única aunque más frecuentemente múltiples, pudiendo desarrollarse éstas de forma simultánea o bien sucesivamente.

El periodo de evolución de cada afta es de 8 a 10 días hasta la cicatrización completa y no quedando huella alguna de la lesión.

Cuando el episodio es múltiple, la curación se produce en 2 semanas aproximadamente. Estos episodios pueden ser aislados y únicos, aunque lo más frecuente es que sean recidivantes o recurrentes.

El síntoma clínico característico es el dolor intenso que el paciente describe como  quemadura , dificultando en algunos casos la masticación e incluso la deglución.

En cuanto a su etiopatogenia, esta sigue siendo oscura, invocándose trastornos endocrinológicos en relación con el ciclo estrógenos-progesterona de la mujer, ingesta de ciertos alimentos (frutos secos, pescado azul…), situaciones de estres emocional, estados de déficit inmunitario etc…

El diagnóstico de aftas simples, vulgares o banales se basa en la constatación de la lesión mucosa dolorosa ya descrita debiendo plantearse ante un episodio único el diagnóstico diferencial  con la úlcera traumática, úlcera tuberculosa, chancro sifilítico, brucelosis, fiebre Q, fiebre tifoidea y epitelioma.

Ante un episodio múltiple debemos descartar una estomatitis herpética, toxoplasmosis, periadenitis de Sutton, aftosis de ciertas enteropatías (pelagra, esprue), el eritema polimorfo, el pénfigo vulgar y la enfermedad de Behçet.

Tratamiento homeopático para aftas

Hay muchos remedios en la materia médica homeopática que pueden abordar las aftas pero aplicaré los que con mas frecuencia utilizo (OP):

La combinación BORAX-MERCURIUS SOLUBILIS es la más utilizada. Posología:  5 gránulos de cada uno separadamente dos veces al día durante una semana.

Se emplea el MERCURIUS CORROSIVUS en úlceras más profundas y necróticas.

Cuando el afta de complica con sangrados puntiformes, ulceras profundas, salivación fétida, el remedio es BORAX más SULFURICUM ACIDUM: 5 granulos dos veces al día durante una semana o BORAX más ARSENICUM ALBUM.

También son utilizados en el tratamiento de las aftas pero ya es el especialista quien valora la indicación.

Tratamiento alopático para aftas

Dado que la etiología de las aftas es indeterminada, este es fundamentalmente sintomático.

Se utilizan principalmente los anestésicos tópicos (lignocaina) y los corticoides locales con el objeto de aliviar el dolor y atenuar el componente inflamatorio. Los antisépticos locales (clorhexidina), la lisozyma, la vitamina C a altas dosis y los antibióticos de amplio espectro (amoxicilinas, espiramycina) se utilizan, sobre todo estos últimos,  con el objeto de evitar la sobreinfección.

Otro tipo de tratamiento consiste en la utilización precoz de productos cáusticos (ácido acético, nitrato de plata) con el objeto de acelerar el proceso de necrosis del afta y acortar el periodo de evolución de la misma.

También se ha utilizado la carbenoxolona sódica en colutorio debido a su capacidad de cicatrización, disminuyendo así la duración y profundidad de las úlceras y reduciendo la intensidad dolorosa de las mismas.

También se han utilizado medicamentos que refuerzan el sistema inmunológico (inmunoferón, levamisol) y en los casos de relación de esta patología con la ingesta de algunos alimentos es obvio la terapéutica de evitación de los mismos.

Texto: Alfredo G. Ansorena, Procan21  Creative Commons License Foto: Aftas, Homeopatia: Creative Commons



Leave a Reply

Be the First to Comment!

wpDiscuz